El Salvador se mantiene en cuarentena preventiva desde el 21 de marzo y mantendrá un cierre casi total de la economía al menos hasta el 22 de mayo. / DEM

Economía

El país pierde contratos de call center y maquila, dice Camarasal El Salvador es el único de Centroamérica que no ha definido plan de reapertura de la economía. Temen fuga de empresas.

Propio

miércoles 13, mayo 2020 • 12:02 am

Compartir

La empresa privada resiente la cancelación de la reunión con autoridades de Gobierno para avanzar en la definición de protocolos para la reapertura de la economía.

La actividad productiva salvadoreña opera al mínimo por las medidas que buscan reducir los contagios de COVID-19 y se mantendrán con fuerte restricción al menos hasta el 22 de mayo.

Este martes, se esperaba que el ministro de Trabajo, Rolando Castro, se reuniera con representantes de la empresa privada para afinar los protocolos para el reinicio gradual de las actividades, pero esta se suspendió sorpresivamente.

Jorge Hasbún, presidente de Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (Camarasal), consideró que no hay una justificación para cancelar las reuniones y manifestó que la decisión obedece a razones más políticas que técnicas, pero reafirmó el compromiso de atender al llamado de las autoridades y trabajar en el tema.

“Es importante ir definiendo fechas para reabrir la economía. Hay por lo menos 350,000 empleos en vilo y si no hacemos algo lo que vamos a tener en las próximas semanas es un cierre masivo de empresas con un consecuente masivo desempleo. Este gobierno no se puede convertir en el gobierno del desempleo”, alertó Federico Hernández, director ejecutivo de la Camarasal.

Hasbún sostiene que la la falta de protocolos ya impacta los negocios. “No es un riesgo, es un hecho. Ya está pasando (pérdida de contratos). En el sector de Call Centers los tráficos ya se están yendo y del sector de maquila los contratos ya se están yendo a otros países y es proecupante y nos hacemos la pregunta ‘¿por qué?’”.


El Salvador es el único país del istmo que aún no define una ruta para la reapertura, un tema que ya genera nerviosismo. Honduras anunció el fin de semana un plan para abrir gradualmente sectores como el de la maquilas desde el próximo lunes 18 de mayo.

De acuerdo con el ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, la economía trabaja al 20 % de su capacidad y la baja actividad está impactando los ciclos de producción y exportación, además ya se traduce en una caída de los ingresos tributarios.

Marvin Melgar, presidente de la Corporación de Exportadores de El Salvador (Coexport), insistió en que pasadas las cuarentenas todos debemos enfocarnos en la recuperación de mercado laboral. “Sin empleos no hay consumo, y sin consumo no hay impuestos o ingresos para el Gobierno. Sin ingresos no se pueden atender hospitales ni escuelas. El gran reto del país es devolverle los empleos a la gente cuanto antes”, sentenció.

Giusseppe Angelucci, presidente de la Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (Casalco), explicó que la gremial presentó el 3 de abril una propuesta de “Protocolo de acciones preventivas para obras de construcción”, el cual fue devuelto por el Ministerio de Trabajo con pocas observaciones.

Se regresó el 8 de mayo, la cartera estatal entregó una versión para revisión final, la cual afinan y se entregará cuando se convoque a una nueva reunión. “Con eso ya estaríamos listos para un reinicio gradual de labores en las obras”, dijo.

 

Caficultores urgen activar economía

 

La Asociación Salvadoreña de Beneficiados y Exportadores de Café (Abecafé) se mostró preocupada por el endurecimiento de las restricciones por la cuarentena especial, que entró en vigor el pasado 7 de mayo.

La gremial afirmó su apoyo a las medidas económicas presentadas por la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) para salvaguardar vidas, empleos y compañías, pero insiste en que el trabajo es la mejor política social para superar y disminuir el efecto negativo de la pandemia.

Abecafé también ha avanzado en definir protocolos de seguridad para reiniciar labores gradualmente. El sector genera más de 50,000 empleos directos y 15,000 indirectos, además es responsable de 900 millones de metros cúbicos de agua en El Salvador.