Judíos ultraortodoxos usan una careta de protección y observan distanciamiento social en un vecindario de Jerusalén, en Israel./AFP

Conectados

El modelo matemático israelí para salir del confinamiento sin rebrotes de la pandemia Proponen ciclos de trabajo y encierro en el llamado modelo 10-4, de esa manera reducirían los contagios al mínimo, creen los científicos.

Redacción DEM

miércoles 13, mayo 2020 • 9:12 am

Compartir

 

Mientras el mundo busca salir del confinamiento, la mayor preocupación de los gobiernos y sociedades es cómo regresar a la actividad económica y a  las escuelas sin desencadenar un nuevo brote de Covid-19.

Un grupo de científicos israelíes creen tener la solución con el llamado "Modelo 10-4" y lo escribieron en un artículo de opinión en The New York Times el lunes: "10-4: Cómo reabrir la economía mediante la explotación del punto débil del coronavirus". Además, han divulgado su estudio "Estrategias de salida cíclica para suprimir COVID-19 y permitir la actividad económica" en el sitio especializado medRxiv.org.

¿En qué consiste? Según ellos, es cuestión de números.

"Utilizamos modelos matemáticos para mostrar que un horario cíclico de trabajo de 4 días y confinamiento de 10 días, o variantes similares, puede prevenir el resurgimiento de la epidemia al tiempo que proporciona empleo a tiempo parcial", explican los profesores de computación y biología de sistemas del Instituto de Ciencia Weizmann Uri Alon y Ron Milo y la Universidad de Tel Aviv economista Prof. Eran Yashiv.

La gente iría al trabajo o la escuela durante cuatro días a la semana cada dos semanas, seguido de 10 días de encierro en el hogar. Idealmente, la población se dividiría en dos grupos alternando semanas, con niños y padres yendo al trabajo y a la escuela en los mismos cuatro días.


"Los modelos que creamos en el Instituto Weizmann en Israel predicen que este ciclo de dos semanas ... 10-4 podría suprimir la epidemia al tiempo que permite una actividad económica sostenible", explican.

Alon lo explica así: “Piensa en hacer dieta. Puedes ayunar durante dos meses y perder peso, pero probablemente morirás. Incluso si sobrevives, volverás a subir de peso rápidamente. Del mismo modo, un confinamiento de dos meses suprimirá el coronavirus, pero matará la economía. El confinamiento empujará a cientos de millones de personas a nivel mundial al desempleo y la pobreza ”.

Ciclos de trabajo y encierro

Un modelo epidemiológico desarrollado por Alon con los estudiantes graduados Omer Karin y Yael Korem-Kohanim y el ingeniero senior Boaz Dudovich sugirió cinco días de encierro y dos días de trabajo cada semana, o incluso mejor, un ciclo de encierro de cuatro días de trabajo / 10 días.

"De esta manera, el número de personas infectadas por cada persona infecciosa cae por debajo de uno, el número mágico que hace que la epidemia disminuya", dijo.

Alon sugirió que el confinamiento intermitente continúe hasta que la epidemia sea contenida a través de pruebas suficientes, tratamiento efectivo o una vacuna.

"Nuestro mensaje principal es abrir la discusión sobre el confinamiento y señalar que una estrategia de confinamiento inteligente bien diseñada puede suprimir la epidemia y sostener la economía".

Milo dice que una estrategia cíclica de confinamiento de trabajo es equitativa, fácil de entender y fácil de aplicar como parte de una estrategia integral de salida.

Él sugiere que los países intenten una estrategia de cierre alternativo como piloto a pequeña escala en regiones limitadas durante un período de tiempo definido, por ejemplo, un mes, y luego vuelvan a evaluar.

"Estamos en contacto, por ejemplo, con funcionarios en Perú que están interesados ​​en realizar un estudio piloto de este tipo", dijo.

“Si las tasas de infección crecen, se puede ajustar a menos días de trabajo. Por el contrario, si las cosas van bien, se pueden agregar días de trabajo adicionales. En ciertos escenarios, solo cuatro o cinco días de confinamiento en cada ciclo de dos semanas aún podrían evitar el resurgimiento. Si bien será difícil hacerlo durante mucho tiempo, la alternativa de volver al confinamiento total durante un período de tiempo desconocido podría ser mucho peor ”.

Los científicos sostienen que el ciclo empuja el número de reproducción R por debajo de uno al reducir el tiempo de exposición y explotar el período latente del virus: los infectados durante los días de trabajo alcanzan el pico de contagio durante los días de cierre.

"El número de días de trabajo se puede adaptar en respuesta a las observaciones. En todo momento, deben continuarse las medidas epidemiológicas completas, incluida la higiene, el distanciamiento físico, la compartimentación, las pruebas y el rastreo de contactos.  Este marco conceptual, cuando se combina con otras intervenciones para controlar la epidemia, puede ofrecer el comienzo de la previsibilidad a muchos sectores económicos", explican.

Los confinamientos alternos también son defendidos por el profesor de la Universidad de Bar-Ilan, Baruch Barzel, investigador principal del Instituto de Ciencia de Datos de la universidad y el Centro de Investigación del Cerebro Multidisciplinario Gonda.

El modelo matemático del laboratorio Barzel exige que la población general se divida en dos grupos. Cada grupo alternaría entre encierro y actividad rutinaria en sucesión semanal.