Editorial

martes 9, marzo 2021 • 12:00 am

El millón de votos que perdió la oposición Arena y FMLN han culminado un ciclo de la historia salvadoreña. perdieron un millón de votantes que es casi imposible recuperar.

Compartir

Los resultados electorales del 28 de febrero han dejado claro que el ciclo de los partidos que dominaron la postguerra, ARENA y FMLN, ha llegado a su punto más bajo y su recuperación como opción opositora será muy difícil de lograr.

ARENA ha perdido el 78.3% de su caudal electoral, en comparación a las elecciones legislativas de hace tres años. Mientras que el FMLN ha perdido el 69.2 % de su propio caudal. Cifras dramáticas que reflejan cómo sus votantes los abandonaron tras décadas de dominio político.

Por supuesto, es sano que en toda nación democrática haya una oposición, pero el principal desafío de los sectores que adversan al presidente Nayib Bukele es precisamente que han perdido la capacidad de convencer al votante de que sus planteamientos son válidos.

Las causas de esas derrotas estrepitosas son abundantes. Desde los escandalosos casos de corrupción protagonizados por Antonio Saca y Mauricio Funes, hasta la incapacidad de esa misma oposición de renovarse en rostros y planteamientos, a su incapacidad de entender que el votante salvadoreño ha cambiado y que su discurso se quedó en el pasado, es obsoleto, desfasado y se volvieron intrascendentes. Además, fueron una pésima oposición legislativa. Igual le ha sucedido al PCN y al PDC.

Las nuevas opciones opositoras -muy pequeñas por cierto- que han surgido, Nuestro Tiempo y Vamos, pueden tener posibilidad de crecimiento en la medida que hagan una oposición constructiva y sus propuestas contribuyan a una visión de futuro que demandan los votantes salvadoreños.