Deportes

El marroquí, El Bakali, rompe la hegemonía de Kenia en los 3,000 metros obstáculos El marroquí le dio a su país la primera medalla de Tokio 2020 y fracturó el reinado de Kenia tras 37 años en lo más alto del podio.

Redacción Deportes

lunes 2, agosto 2021 • 6:39 pm

Compartir

37 años y 10 Juegos Olímpicos después, Kenia ha quedado destronado como el rey de los 3.000 metros obstáculos, la prueba en la que desde Los Ángeles 1984 les había dado un oro edición tras edición. El marroquí Soufiane El Bakkali es quien ha terminado rompiendo una de las rachas más impresionantes del deporte en Tokio 2020.

Tras nueve oros kenianos seguidos, Marruecos ha logrado esta vez el cajón más alto del podio gracias al tiempo de 8:08.90 logrado por El Bakkali, con un impresionante sprint en los últimos 200m que le coronó como campeón olímpico. De hecho, Kenia tuvo que resignarse a la tercera plaza con la plata que Lamecha Girma logró para Etiopía.

El polaco Bronislaw Malonowski fue el último atleta no keniano en consagrarse con el oro, en Moscú 1980, siendo esta y la edición de Montreal 1976 las únicas dos con esta casuística desde que el país africano lograse su primer título, en México 1968, con Amos Biwott.

Girma ya estuvo avisando de este cambio de tendencia, registrando la mejor marca del año con sus 8:07.75 en Mónaco y llegando a Tokio como número uno del ranking mundial. Sin embargo, El Bakkali no se quedó muy atrás esta temporada, con un mejor tiempo de 8:08.54 que le colocaba en tercera posición del año.

Girma y Wale fueron los grandes dominadores de la carrera y no fue hasta el paso por los primeros mil metros cuando los dos representantes kenianos se sumaron a la cabeza, seguidos muy de cerca, en una “cómoda” quinta plaza, por El Bakkali.


Tras el paso por los 2.000 la carrera ya era una pelea entre los cinco de la cabeza, hasta que, en la última vuelta, Girma, Kigen y el marroquí, decidieron disputarse el podio entre ellos, tras un tropiezo de Wale. Finalmente, a falta de 200m El Bakkali asestó el golpe definitivo para firmar su victoria olímpica en la recta final de la carrera para escribir su nombre en la historia.