Editorial

lunes 7, mayo 2018 • 12:00 am

El irresponsable derroche en la alcaldía de Bukele Conforme pasan los días, se conoce la magnitud de una administración capitalina que estuvo caracterizada por el derroche y la propaganda.

Compartir

Las denuncias del nuevo alcalde de San Salvador sobre los niveles de despilfarro y deuda que ha heredado de su antecesor, Nayib Bukele, muestran un administración caracterizada por el derroche, la propaganda y el maquillaje.

Es impresionante que el exalcalde se haya gastado casi $400 mil en publicidad en cuatro meses y que tan solo por un spot televisivo, para promocionarse, se hayan derrochado $150 mil que la nueva administración municipal debe pagar.

No es solo que los niveles de endeudamiento se hayan disparado en la administración Bukele a niveles jamás vistos, es que haber tirado $200 mil en una oficina privada porque al exedil no le gustaba la que tenía en la Alcaldía de San Salvador, es simplemente demasiado.

Ni qué decir del mercado Cuscatlán o de no pagarle a los proveedores antes de irse y encima tener la hipocresía de hablar de superávit. El colmo es donar motocicletas a la Policía Nacional Civil y no pagarle a los proveedores, una clara muestra de propaganda personal y desconsideración absoluta hacia las finanzas municipales.

Encima, el exalcalde, que pretende ser candidato presidencial, critica a la Asamblea Legislativa por querer construir su edificio, ya presupuestado, en una escalofriante doble moral en su comportamiento público.