El IAIP verificó ayer las condiciones de la unidad de acceso a la información pública de la Asamblea. / DEM

Política

El IAIP verifica estado de oficina de información en la Asamblea

Gerson Chávez

jueves 9, enero 2020 • 12:01 am

Compartir

El Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) verificó ayer las condiciones de la oficina de acceso a la información pública de la Asamblea Legislativa, luego del traslado de sede y la falta de trámite a las solicitudes de información de los peticionarios.

Diario El Mundo publicó ayer que la sede de esas oficinas fue trasladada por segunda vez en menos de un año. En el segundo traslado ha sido ubicada en la segunda planta del edificio contiguo al portón sur de la Asamblea Legislativa.

El oficial de información de la Asamblea Legislativa, Manuel Galdámez, informó que esa oficina no había sido dotada de internet y, por lo tanto, no podían darle trámite a las peticiones de información de los ciudadanos.

El IAIP informó que el personal de su Unidad de Evaluación del Desempeño y de la Unidad de Gestión Documental y Archivos verificaron la denuncia “para constatar sus condiciones debido un nuevo traslado”.

El equipo de trabajo del IAIP no confirmó si abrirá un procedimiento sancionatorio en contra de la Asamblea Legislativa por el estado de la unidad de acceso a la información pública de ese órgano de Estado.

El artículo 76 literal f de la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP) establece que es una infracción muy grave “tener la información bajo su custodia de manera desactualizada, desordenada, en violación ostensible a las medidas archivísticas”, dictadas por el IAIP y la ley.


La unidad de acceso a la información pública reanudaría el trabajo la próxima semana.

El 5 de julio de 2019, el IAIP también verificó las condiciones de la unidad de acceso a la información de la Asamblea Legislativa, luego de que esa oficina se trasladara desde el órgano legislativo hacia el centro comercial Loma Linda tras los daños ocasionados en el Palacio Legislativo producto de los movimientos telúricos. En esa oportunidad, la unidad también carecía de condiciones físicas para funcionar y, durante varios días, tampoco tuvo servicio de internet para tramitar las solicitudes de información pública.