El presidente de la Junta Directiva, Manuel Pacas Castro, brindó palabras de apertura. / P.Corozo

Empresarial

El Hogar Padre Vito Guarato nominó pabellón en honor a Ellen y Roberto Dutriz

David Rodríguez

sábado 15, septiembre 2018 • 12:00 am

Compartir

Representantes de la Junta Directiva de la Asociación Padre Vito Guarato y el hogar de niños que lleva el mismo nombre, nominaron uno de sus pabellones en honor a los esposos Ellen y Roberto Dutriz, que en vida brindaron un aporte significativo para el funcionamiento de la institución caritativa que actualmente atiende a niñez abandonada con enfermedades mentales.

Además, el Hogar dio la bienvenida a dos bebés, ambas de un año y medio, quienes son las nuevas beneficiarias de la invaluable ayuda que brinda la institución a este sector vulnerable de la población. Ambas menores gozarán de una segunda oportunidad que les permitirá llevar una vida digna con todos los cuidados que necesitan para garantizar su bienestar y salud.

“Estas acciones nos permiten asegurar que el hogar continuará funcionando adecuadamente y nos dan la oportunidad de poder beneficiar a más niños, por lo que no sentimos profundamente agradecidos y motivados a continuar con el legado del padre Guarato”, expresó Manuel Pacas Castro, presidente de la Junta Directiva de la asociación.

Hoy en día el hogar alberga a 122 niños y adultos, con diversos padecimientos como parálisis cerebral, retraso mental, síndrome de down, hidrocefalia, entre los más comunes. A ellos los acompañan más de 140 personas que conforman un equipo de trabajo multidisciplinario y especializado, entre médicos, especialistas, enfermeras, técnicos y fisioterapistas.

El vocero del hogar explicó que la necesidad de cada uno de los beneficiados es única, de acuerdo con su edad y estado, por lo que la ayuda altruista es imprescindible para poder ofrecerles un tratamiento conforme a su condición.

Representantes de la Junta Directiva develaron la placa. / Pablo Corozo


 

Un legado de amor

La sensibilidad por las personas más vulnerables fue un elemento que siempre unió a los esposos Dutriz, además de su gran humildad y amor al prójimo. Su visión estaba en sintonía con los sueños del padre Guarato, quien siempre impulsó a brindar una atención que se enfoca en el amor cristiano. Los esposos Dutriz dejaron un donativo que contribuirá a continuar con esta increíble obra de amor.