Editorial

jueves 7, octubre 2021 • 12:00 am

El Fomilenio II se acerca a su final dejando huella Los fondos de la cuenta del milenio han dejado importantes obras de infraestructura y un gran aporte en educación.

Compartir

El segundo compacto del Fondo del Milenio (Fomilenio II) prácticamente está llegando a su final y con ello ha dejado una profunda huella en su ejecución y sus obras de infraestructura, su apoyo a la educación, formación profesional, marco regulatorio y gobernanza pública.

La ampliación de la carretera del Litoral es quizás la obra más visible, pero los beneficios han abarcado amplias zonas del país y un gran número de sus habitantes.

Fomilenio II es un convenio de cooperación financiado por el gobierno de los Estados Unidos a través de la Cuenta del Milenio por un monto de $277 millones más una contrapartida local. Es el segundo compacto, el primero fue el que dejó como legado la Carretera Longitudinal del Norte.

Acutalmente quedan por terminar varias obras: las dos plantas de tratamiento de aguas, una en Nejapa y otra en Playa El Zonte, además del nuevo sistema de riego en El Paisnal, además, hay avances en obras como la construcción del periférico Claudia Lars y del recinto fronterizo de El Amatillo, los cuales se espera sean entregados antes de fin de año.

Fomilenio II también apoyó 45 nuevos Sistemas Integrados de Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno,  bachilleratos y técnicos vocacionales, diplomados técnicos para estudiantes de bachillerato general y formación de docentes. También ha financiado la construcción de más de 40 centros educativos.

Pero además, Fomilenio ha tenido una transparente ejecución de fondos que debe ser un ejemplo para todas las obras que se realicen en El Salvador. Esa es también una huella y un legado importantes.