Editorial

miércoles 7, marzo 2018 • 12:00 am

El FMLN tiene que escuchar, corregir y cambiar rumbo

Compartir

La dirigencia del FMLN reconoció su histórica derrota electoral del domingo y aseguró que tomaría “decisiones” para “corregir lo que sea necesario”. El mensaje ha sido claro y contundente de parte de la población, tanto hacia el Gobierno de Salvador Sánchez Cerén como hacia el partido FMLN.

El FMLN tiene que escuchar, corregir y cambiar de rumbo. Actuar diferente. No basta ya con discursos ni con esa terrible manía de culpar a otros de los errores propios. Esa ha sido la característica de ese partido en la historia reciente y ha empeorado desde la llegada al poder.

Analistas afines y críticos al partido coinciden que el FMLN se volvió sordo y ciego ante los clamores de la población que exigía cambio de rumbo y que se reflejaba en las encuestas. Por el contrario, la soberbia oficialista era tal que su única respuesta era que iban a derrotar a las encuestas.

El FMLN tiene que plantearse fuertes cambios en su manera de gobernar, en estos meses que le quedan. Pero también tiene que plantearse un cambio interno. Cualquier partido que quiera sobrevivir una debacle electoral como ésta, necesita cambiar a los dirigentes que provocaron esa derrota. Las bases del propio partido han demostrado, con su rechazo a elegir a reconocidos dirigentes como diputados, que no están contentos con su dirección. Escuchen, la sordera y la ceguera puede ser aún peor.