Editorial

martes 27, octubre 2020 • 12:00 am

El eterno problema de la campaña adelantada Nuestra clase política usualmente hace campaña adelantada, se aprovechan de la lentitud del tse y de la ambigüedad de la ley.

Compartir

El Tribunal Supremo Electoral suspendió propaganda a tres candidatos de Nuevas Ideas, uno del FMLN y uno del Parlacen el pasado viernes, retomando un problema recurrente de todas las campañas electorales.

La clase política sabe perfectamente cuales son los periodos de propaganda permitidos pero siempre busca adelantarse fechas gracias a la permisividad histórica del TSE o a la interpretación ambigua de la ley.

En este caso se trató del candidato a alcalde de San Salvador por Nuevas Ideas, Mario Durán. Así como dos aspirantes a diputados de ese mismo partido, Christian Guevara y Jorge Castro. Además,  el TSE resolvió la suspensión de la propaganda del candidato arenero a diputado del Parlacen Josué Godoy y de Carlos Barrera Melara, candidato a diputado de la Asamblea Legislativa por el FMLN.

El Tribunal ha recibido un total de 26 denuncias por propaganda adelantada y si se hace un recorrido en redes sociales de los candidatos, el comportamiento de la mayoría de ellos siempre está al límite de la ley en cuanto a propaganda. Casi todos se comportan igual, ya están regalando objetos con su nombre, ya están pidiendo votos en visitas y evidentemente ya están en campaña aunque los tiempos de propaganda están regulados por el artículo 81 de la Constitución de la República. El colmo es que haya funcionarios del Ejecutivo haciéndolo también y hasta entregando alimentos.

El TSE tiene que mostrar su autoridad. En países vecinos, las autoridades electorales han llegado hasta suspender partidos y candidaturas por incumplir este tipo de normas. Esperemos que los magistrados cumplan la ley como corresponde.