Editorial

sábado 15, octubre 2016 • 12:00 am

El despegue de Clinton, Trump y sus escándalos

Compartir

Las encuestas de intención de voto en Estados Unidos parecen ir perfilando una victoria de la candidata demócrata, Hillary Clinton, sobre el controvertido aspirante republicano, Donald Trump, que carga un enorme lastre de escándalos y polémicas.

En una semana, Clinton pasó de un empate técnico con Trump, a una ventaja de 11 puntos, en gran medida después de la revelación del vídeo con comentarios sexuales del magnate inmobiliario, y del segundo debate donde la candidata fue vista como ganadora.

Trump llegó a extremos de vulgaridad e insinuaciones de asaltos sexuales en el polémico vídeo que se divulgó, mientras que en pleno debate llegó al extremo de amenazar a la señora Clinton de encarcelarla si él ganara los comicios presidenciales del 8 de noviembre.

Gran parte del cambio de estas cifras se debe al vuelco dado entre votantes independientes e indecisos que ven con cada vez mayor estupor, las afirmaciones de Trump, sus continuos insultos y el alejamiento hasta de su propio partido, lo que lo hace ver más como un dictador tropical que un aspirante a gobernar una gran potencia. Trump es un candidato que no responde sobre sus proyectos y propuestas, pero que se centra en el ataque y en buscar justificaciones de sus propios errores. De seguir así, la carrera electoral parece definida del bando demócrata.