Editorial

lunes 13, agosto 2018 • 12:00 am

El decepcionante retraso en elegir a los magistrados

Compartir

Este miércoles se cumple un mes sin Sala de lo Constitucional. Los 84 diputados de la Asamblea Legislativa han sido incapaces de alcanzar un acuerdo para elegir a los cinco magistrados de la Corte Suprema de Justicia, incluyendo los cuatro de la Sala de lo Constitucional, debido a sus mezquindades y la insistencia en incluir a personajes incondicionales entre sus elegidos.

Una vez más, las fracciones legislativas han propuesto a aspirantes sumisos a la partidocracia, a personajes que no necesariamente tienen la trayectoria, la capacidad y la independencia para ser magistrados de la Corte Suprema de Justicia, sino que han preferido a alguno o alguna que les promete obediencia absoluta, algo inaceptable para la institucionalidad del país.

Esta semana la justificación para el retraso es la insistencia de incluir a una candidata en la Sala de lo Constitucional, algo que no acepta la fracción legislativa mayoritaria. Es evidente que esa aspirante no cuenta con la capacidad ni la independencia para ser parte de la Sala, ni siquiera fue capaz de responder apropiadamente durante las entrevistas de la subcomisión.

En contraste, es vergonzoso que se deje por fuera a aspirantes con excelentes trayectorias académicas y personales, probos e independientes. Es también vergonzoso que pretendan volver al eterno reparto de cuotas y convertir a la Sala y la Corte en feudos partidarios.