Editorial

lunes 24, octubre 2016 • 12:00 am

El crecimiento de la pobreza y el desempleo

Compartir

Las cifras de la gubernamental Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples ha arrojado resultados que reflejan una cruda realidad del país: cada años hay más pobres, el desempleo va en aumento y el poco empleo que hay no es de calidad.

La explicación de estas cifras -que por cierto tanto costó que revelara el Ministerio de Economía, por razones poco claras- es que no se pueden lograr resultados haciendo lo mismo que se ha venido haciendo estos siete años.

El país tiene una crisis financiera profunda, una crisis económica y social dramática, una problemática de violencia e inseguridad que han creado, como dijo recientemente el presidente Obama, una “desesperación” que obliga a migrar.

La fórmula es relativamente sencilla pero la politiquería y la ideologización en la visión de la realidad, ha impedido ver la luz. Se trata de un círculo vicioso generado por la política de confrontación hacia los empresarios. No se puede tener crecimiento económico y por lo tanto, atracción de inversiones y empleo, mientras en este país solo se piense en ganar la próxima elección. No se puede atraer inversiones sin dejar de crear incertidumbre con discursos y prácticas que atentan contra la seguridad jurídica y la institucionalidad -como los ataques a la Sala de lo Constitucional- mientras esa tara ideológica no se supere, seguirá creciendo la pobreza y será la entera responsabilidad de esa visión ideológica.