Editorial

miércoles 3, octubre 2018 • 12:00 am

El control de contenidos, paso hacia la censura

Compartir

A primera vista, el proyecto gubernamental de regulación de contenidos y programación de televisión, radio, cable y hasta Netflix, es un intento de censura y control que constituye un retroceso a las libertades y una peligrosa copia de una ley venezolana que terminó hasta sacando del aire a cadenas internacionales de noticias.

Al igual que el chavismo venezolano, en nombre de la moral, de la protección de los niños y una supuesta preocupación por la violencia -incontrolable por la incapacidad gubernamental- el oficialismo pretende regular contenidos y no oculta que después puede ir incluso sobre las noticias de los medios de comunicación

La creación de un Consejo Consultivo -una instancia superior de censura- controlada por funcionarios gubernamentales, será una instancia que recomendará a la Dirección de Espectáculos Públicos qué permitir y qué prohibir.

El FMLN muestra su vocación autoritaria con este proyecto de ley y en el contexto político actual es hasta inexplicable esta iniciativa que esperaríamos que no tenga el apoyo del resto de fracciones legislativas. Todo intento de censura es sumamente peligroso y en este momento que no existe en el país una Sala de lo Constitucional que vele por los derechos y libertades de los salvadoreños, es todavía aun más delicado. Cuidado con eso.