El presidente saliente de la Fundación Salvadoreña de Desarrollo Económico y Social (Fusades), Miguel Ángel Siman, aseguró que el clima de inversión en El Salvador se está erosionando debido a las acciones del Gobierno para destituir a los magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y del fiscal general.

Política

“El clima de inversión se está erosionando” Miguel Ángel Simán se retira como presidente de Fusades luego de 14 años al frente de la institución. Lo sucederá Claudia Umaña.

Saraí Alas

viernes 28, mayo 2021 • 7:30 am

Compartir

El presidente saliente de la Fundación Salvadoreña de Desarrollo Económico y Social (Fusades), Miguel Ángel Siman, aseguró que el clima de inversión en El Salvador se está erosionando debido a las acciones del Gobierno para destituir a los magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y del fiscal general.

En una rueda de prensa con medios escritos, Simán afirmó que existe “incertidumbre jurídica” en el país, luego de las decisiones tomadas el pasado 1 de mayo por la Asamblea Legislativa, en control del Ejecutivo.

Advirtió que, en la medida que no se reviertan estas decisiones y se respete el Estado de Derecho, el clima de negocios seguirá deteriorándose.

“En la medida que no se presenta el orden jurídico, ciertamente el clima de negocios, el clima de inversión, se está erosionando (...). Para fomentar la inversión privada, que a su vez genera empleos, los inversionistas necesitan estabilidad fundamentada en el respeto al Estado de Derecho”, aseveró Simán.

El ahora expresidente de Fusades aseguró que las decisiones del congreso salvadoreño “ahuyentan a los inversionistas” y podrían estar provocando una fuga de capitales que eventualmente afectará el crecimiento económico, la generación de empleos y la recaudación de impuestos.

“Los líderes salvadoreños nos encontramos en medio de encrucijadas difíciles, habrá que recordar que la historia nos confrontará por las decisiones que tomemos; y por lo que hicimos o no en momentos de inflexión”.


“Las actuaciones que hemos visto en las últimas semanas solo apuntan a una inestabilidad que ahuyenta a los inversionistas, que ahuyenta el capital y que ciertamente merma en la generación de crecimiento económico y tributos (...) Hay una relación directa entre el respeto al Estado de Derecho y al orden jurídico, con el buen clima de negocios, crecimiento y empleo”, explicó.

El llamado del expresidente de Fusades se une a las voces críticas nacionales y extranjeras que rechazaron la decisión de la Asamblea Legislativa al destituir a los magistrados del máximo tribunal en El Salvador.

La comunidad internacional y específicamente Estados Unidos condenaron también estas acciones, pidiendo una restitución de la Sala de lo Constitucional y del fiscal general, a través del enviado especial Ricardo Zúñiga, y la misma vicepresidenta de los Estados Unidos, Kamala Harris.

Sin embargo, el presidente de la República, Nayib Bukele, respondió que los cambios son “irreversibles”. Las declaraciones del mandatario derivaron la semana pasada en un recorte de la cooperación estadounidense a las instituciones de Seguridad y Justicia en El Salvador.

 

Acoso y persecución.

Simán, quien presidía la junta directiva de Fusades hasta ayer, informó que dejará el cargo. Este cambio se da en medio de los reiterados ataques del presidente de la República, Nayib Bukele, contra el tanque de pensamiento, crítico de las últimas decisiones del Ejecutivo y el Legislativo. Descartó que su decisión responda al clima adverso y a los ataques a la fundación, explicando que se debe al respeto a los estatutos de la fundación.

El empresario salvadoreño reconoció que, al presidir este tanque de pensamiento, “ha sufrido acoso, persecución, amenazas y calumnias”.

“Esto (el ataque) manda mensajes equivocados a los salvadoreños y a la comunidad internacional, porque denota que los derechos se están mermando”, aseguró.

Simán añadió que la verdad ha incomodado a muchos gobiernos de diferentes partidos. “Muchas ilegalidades se están tratando de justificar manipulando la verdad, con el argumento de la popularidad (...) Pero, ojo, la popularidad no es lo que califica a la verdad”, zanjó el empresario.

“Los mayores enemigos de la democracia son la apatía y el miedo. Esa apatía que abre las puertas al mal, y ese miedo que solo trae tristeza y esclavitud.  Así que, vamos sin miedo, nuestro destino no lo definimos con el miedo”.

Sin fondos públicos.

La Asamblea Legislativa inició recientemente una comisión especial para investigar el destino final de los fondos públicos otorgados a organizaciones no gubernamentales (ONG) y fundaciones, que los diputados oficialistas han denominado como “ONG fachada”.

Sobre esta investigación, Simán apuntó que Fusades no ha recibido fondos públicos.

“Nosotros en Fusades no tenemos nada que esconder, siempre manejamos fondos de cooperación internacional, a quienes les rendimos cuentas (...), llevamos nuestra contabilidad en orden y de manera transparente, y todos los años le reportamos al Ministerio de Hacienda”, indicó. “Nos preocupa que si estos anuncios salen en un tono de amenaza, manda un mensaje negativo que no abona al clima de inversión”, agregó.

Simán dirigió ayer la entrega del reconocimiento de Miembro Honorario 2021 a la empresaria Elena María Lacayo de Alfaro.

En su discurso, aseguró que a Fusades le ha tocado enfrentar los desafíos de cada época, manteniendo sus principios y valores. Expresó: “Los mayores enemigos de la democracia son la apatía y el miedo. Esa apatía que abre las puertas al mal, y ese miedo que solo trae tristeza y esclavitud. Así que vamos sin miedo, porque nuestro destino no lo definimos con miedo sino con nuestra voluntad”.