Todas las iniciativas encaminadas a revivir la memoria cívica son bastante loables, importantes de darles un mantenimiento permanente y que no sólo podamos sentir una emoción grande por ser el 2021 año del Bicentenario de nuestra Independencia patria. Urgimos de una vinculación con el fervor cívico y que no sólo sea cuando se va al estadio para cantar el himno nacional cuando juega el seleccionado nacional de fútbol, esto definitivamente va más allá, de sentir y conectar con nuestros símbolos patrios y emblemas nacionales. Los emblemas nacionales que vemos y aquellos que han sido olvidados.

Opinión

El campanario que es emblema nacional

Andrée Cardona / Periodista @_ancar17

martes 22, junio 2021 • 12:00 am

Compartir

Todas las iniciativas encaminadas a revivir la memoria cívica son bastante loables, importantes de darles un mantenimiento permanente y que no sólo podamos sentir una emoción grande por ser el 2021 año del Bicentenario de nuestra Independencia patria. Urgimos de una vinculación con el fervor cívico y que no sólo sea cuando se va al estadio para cantar el himno nacional cuando juega el seleccionado nacional de fútbol, esto definitivamente va más allá, de sentir y conectar con nuestros símbolos patrios y emblemas nacionales. Los emblemas nacionales que vemos y aquellos que han sido olvidados.

Han sido olvidados por conveniencia de aquellos que dicen transmitir la historia y ser grandes eruditos pero que han erosionado, burlado y promovido el olvido de la memoria de los próceres de la patria, burlando su legado y minimizando todo aquello relacionado a lo que hicieron, promoviendo versiones malintencionadas para aquellos que no son frecuentes lectores puedan adoptar y adaptar las teorías que se dicen. Hay que tener cuidado con lo que se lee y sabe incluso de personas que se autonombran académicos de la historia porque no toda la información es creíble y fidedigna.

Ha sido olvidado el campanario de la Parroquia Nuestra Señora de La Merced, este emblema nacional que ha sido, es y será recordado como cuna de la libertad republicana de nuestra patria dado que ahí fue donde se suscitó el Primer Grito de Independencia patria liderado por el benemérito prócer patrio José Matías Delgado con otros que también ocupan relevancia y que muchos no pudieron concretar con él ese legado que comenzó el 15 de Septiembre de 1821.

Ese campanario es nuestro, es de nuestros bienes culturales y patrimonios de la nación que no debemos olvidar y que puede ser incluido en nuestros paseos familiares y de amigos, poder fotografiar el campanario y conocerlo es un privilegio que nos pertenece sólo a los Salvadoreños por tener acá nuestro sitio histórico por el hito anteriormente mencionado. Escribir un ensayo biográfico de la vida del prócer Delgado no sólo fue mi bienvenida al extenso club de escritores que hay en el país sino que permitió clarificar muchas dudas, abrir mentes y poder abrir caminos que no sólo aumentan la memoria del prócer en el colectivo ciudadano que somos sino que también ha puesto en el mapa imaginario de muchos, la Iglesia La Merced que anteriormente no la conocían.

Una Parroquia que está en los anillos cercanos a las plazas famosas del centro de San Salvador y que las personas llegan a tomarse fotos, compartir y divertirse. Mientras tanto, el campanario se encuentra silencioso y esperando por nosotros para que podamos visitarlo y además, es un lugar que se presta para que músicos, artistas, pintores, guías turísticos, escritores y poetas podamos tener a bien realizar reuniones, para poder mostrar el valor cívico-cultural que el lugar tiene, ya que no sólo constituye un lugar religioso sino que también un lugar histórico por su legado patrio.

No nos olvidemos que en el centro de San Salvador existen muchos lugares poco conocidos, promovidos y además visitados; la Alcaldía de San Salvador ha contribuido con su parte, en lo que le toca hacer, además el Ministerio de Turismo es un potencial aliado para que más personas puedan llegar a visitar el campanario, sé que hay buen interés en querer revivir ese turismo capitalino hacia La Merced; también aquellos que escribimos y hacemos cultura podemos ser portavoces para que existan personas benefactoras que puedan contribuir al rescate cultural de estos espacios tan importantes para la sana convivencia familiar y social.


Estamos en un año que sólo una vez viviremos estas conmemoraciones, debe dejar legado en las presentes y futuras generaciones de cómo podremos revivir el interés de las nuevas generaciones para que se puedan interesar en nuestra historia patria, reconocer a aquellos hombres y mujeres que dieron todo para allanar el camino hacia la libertad e Independencia de nuestro país, juntos podemos construir esa conmemoración para que todos los sectores estemos involucrados promoviendo su memoria.

Escribo estas líneas complacido, sabiendo que existe este interés de diferentes sectores en querer rescatar esto que se ha olvidado; los próceres de la patria, símbolos patrios, valores y la cultura cívica se fomenta a diario sin transmitir anacronismos y viejos resentimientos que no sirven de nada para la actualidad.