La Gran Barrera de Arrecifes de Australia se extiende a lo largo de 2.300 kilómetros y constituye la mayor estructura jamás construida por seres vivos. Archivo/Europa Press

El Mundo

El blanqueamiento de la Gran Barrera de Coral afecta al 98% de este ecosistema, según estudio El blanqueamiento es en realidad un marchitamiento producido el aumento de la temperatura del océano.

Europa Press

jueves 4, noviembre 2021 • 6:32 pm

Compartir

El blanqueamiento de la Gran Barrera de Coral en Australia afectó desde 1998 al 98% del mayor arrecife del mundo, según revela un estudio publicado el jueves.

Según afirma este artículo publicado en la revista Current Biology, solo el 2% de esta inmensa barrera de coral se libró del fenómeno de blanqueamiento desde que se dio el primer gran episodio en 1998, el año más cálido hasta esa fecha. Un récord batido varias veces desde entonces.

La frecuencia, intensidad y magnitud de las olas de calor marinas que provocan el blanqueamiento del coral no han parado de aumentar, destaca el principal autor del estudio, Terry Hugues, del Centro de excelencia del Australian Research Council (ARC) de la Universidad James Cook.

Inscrita en el Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1981, la Gran Barrera sufrió tres grandes episodios de blanqueamiento durante las olas de calor de 2016, 2017 y 2020.

El blanqueamiento es un fenómeno de marchitamiento producido por el aumento de la temperatura del agua, lo que expulsa a las algas y nutrientes que el coral necesita, provocando su decoloración.

El coral también está amenazado por un depredador, la acantáster púrpura, una estrella de mar que prolifera gracias a la contaminación y los vertidos agrícolas.


Los resultados publicados el jueves muestran también que los corales que han sufrido olas de calor están menos afectados por el estrés térmico, pero Sean Connolly del Smithsonian Tropical Research Institute, coautor del estudio, advierte que una mayor frecuencia e intensidad del blanqueamiento, reduce la resiliencia del arrecife coralino. 

Este estudio se publica al tiempo que se desarrolla en Glasgow (Escocia) la COP26 sobre el clima y Australia, uno de los mayores exportadores de energías fósiles, se comprometió a lograr la neutralidad carbono en 2050, rechazando la fecha más ambiciosa de 2030.