Editorial

miércoles 27, diciembre 2017 • 12:00 am

El año concluye sin los acuerdos ofrecidos

Compartir

Enero inició en El Salvador con una rimbombante oferta del presidente Salvador Sánchez Cerén de lanzar unos “Acuerdos de Segunda Generación”, que se fueron disipando conforme pasaron los meses hasta el punto que ya ningún funcionario los menciona más.

Lejos de ello, el año concluye con las posiciones cada vez más lejanas y con la profundización de los problemas que las fuerzas políticas no se atreven a solucionar. Gran parte del problema es que los salvadoreños carecemos de un liderazgo político sólido y el patriotismo ha sido dejado de lado por el sectarismo partidario. Cada quien lleva agua a su molino aunque el de la patria finalmente se quede seco.

En enero pasado, el coordinador residente de la ONU en el país señaló los riesgos para El Salvador si no hay acuerdos de nación para resolver los principales problemas del país: “va a ser muy difícil avanzar para este Gobierno y también para el próximo”, dijo entonces y la realidad se ha encargado de recordarlo.

Se acerca un aniversario más de los Acuerdos de Paz y ese acto será la única ocasión en que veremos a los dirigentes políticos darse la mano y sonreir para las cámaras. El resto del tiempo, especialmente en estos dos años electorales, tristemente los salvadoreños solo veremos mayor confrontación y polarización política que no ayuda en nada al país.