Editorial

miércoles 13, octubre 2021 • 12:00 am

El acoso a menores en redes sociales Los adultos son víctimas de la manipulación y la desinformación de las redes sociales, mientras que las menores son víctimas de acoso

Compartir

El mal uso de redes sociales para el acoso de niñas y adolescentes es un hecho preocupante, según lo reflejó esta semana un estudio divulgado por el organismo Plan Internacional El Salvador. Una campanada de alerta para vigilar lo que nuestros hijos ven en el ciberespacio.

El informe, que se centra en los tiempos de confinamiento pero que seguramente es aplicable a tiempos normales, revela que un 33.4 %, de un total de 425 personas de 10 a 18 años encuestadas, sufrieron acoso a través de redes sociales como Facebook, WhatsApp e Instagram, Youtube, TikTok, Twitter, y Snapchat, evidenciando los riesgos que el uso no supervisado de estas herramientas tecnológicas puede traer en la población infantil y adolescente.

En un país donde la violencia sexual hacia las niñas y adolescentes es una constante, este estudio devela una mayor preocupación por el acceso que las menores tienen a las redes sociales y hay que decirlo con claridad: muchos padres de familia descuidan vigilar a sus hijos e hijas en esta materia.

El estudio es una verdadera radiografía del acoso a través de redes sociales, las formas de acoso y el origen del mismo. La inmensa mayoría de niñas vienen de los departamentos de San Salvador, La Libertad, Chalatenango, Cuscatlán, Cabañas y San Vicente, la inmensa mayoría del área rural y entre 15 y 18 años, pero igualmente hay un importante número de víctimas de entre 10 y 14 años.

Es importante que haya estudios como este, pero la sociedad debe analizarlo, interiorizarlo y detectar las fallas en la educación y la supervisión de sus menores para protegerlos de males como estos. Lamentablemente las redes sociales están probando ser el detonante de muchos problemas que subyacen en la sociedad y de los que se aprovechen delincuentes y personas mal intencionadas, sin importar si son niñas.

Así como las redes sociales han probado ser detonantes de desinformación y manipulación política para los adultos, también son un problema serio para nuestros menores. Cuidemoslos de este flagelo.