Editorial

lunes 5, julio 2021 • 12:00 am

El 5 de julio, lo que la violencia política causa Cuando la polarización política se afinca y se alienta la violencia, suceden hechos como los de aquel 5 de julio frente a la UES. hechos que no dejaron nada bueno al país.

Compartir

Hoy hace 15 años ocurrió uno de los momentos más graves de la confrontación política de postguerra. Dos agentes de la Policía Nacional Civil fueron asesinados y cinco más resultaron heridos cuando un tirador les disparó a mansalva frente al campus central de la Universidad de El Salvador (UES) en el marco de una protesta.

Las investigaciones determinarían que el autor de los disparos pertenecía a un grupo denominado Brigada El Limón, un grupo radicalizado de miembros del FMLN que al parecer fue instigado por un sector de ese partido. Los asesinatos entonces abrieron el debate sobre la gravedad de esa acción terrorista, pero nunca se hallaron a los responsables de ella más allá que sus autores materiales.

En momentos de confrontación política siempre vale la pena mirar hacia aquellos hechos con mucha madurez y responsabilidad. El Salvador sufrió demasiado con la guerra civil y los hechos han demostrado que aquel conflicto trajo demasiado dolor, demasiada destrucción y atraso para el país.

La polarización política suele ser un negocio para determinados actores partidarios para obtener resultados electorales, pero generalmente traerá consecuencias negativas para el salvadoreño común. Un país de diálogo, de paz, que construye puentes y soluciona las necesidades básicas de sus ciudadanos para que no tengan que salir en busca de un futuro en otras tierras, debe ser la meta de todos, pero la historia nos demuestra cómo muchos se han perdido en el camino.

El 5 de julio debe ser un recordatorio que no podemos volver a etapas de confrontación armada ni violencia política que solo dañan profundamente a El Salvador y a los salvadoreños.