La semana anterior se conmemoró el Día Nacional e Internacional de la Mujer, y para eso Diario El Mundo publicó una edición especial sobre los feminicidios en El Salvador, el cual nos ilustró sobre este grave problema y que las estadísticas nos indican que cada día en los últimos diez años ha sido asesinada una mujer, con un promedio de 480 feminicidios anuales. Siendo el segmento conocido como jóvenes de los 15 a los 29 años el más afectado, y además el arma de fuego corta es la preferida para asesinar.

Opinión

Día Nacional e Internacional de la Mujer

Ricardo Sosa / Criminólogo

martes 13, marzo 2018 • 12:00 am

Compartir

La semana anterior se conmemoró el Día Nacional e Internacional de la Mujer, y para eso Diario El Mundo publicó una edición especial sobre los feminicidios en El Salvador, el cual nos ilustró sobre este grave problema y que las estadísticas nos indican que cada día en los últimos diez años ha sido asesinada una mujer, con un promedio de 480 feminicidios anuales. Siendo el segmento conocido como jóvenes de los 15 a los 29 años el más afectado, y además el arma de fuego corta es la preferida para asesinar.

El feminicidio es la forma o expresión de violencia extrema contra la mujer por su condición de mujer, son crímenes que marcan el odio, y que desde el enfoque de los derechos humanos, victimológico y criminológico deben de ser atendidos por el Estado.

En El Salvador son múltiples las expresiones de violencia,  irrespeto y acoso contra la mujer, adolescentes y niñas, las mismas se originan lamentablemente desde el hogar, se replican en la comunidad, escuela, en las calles, en los centros comerciales, en el trabajo, en las universidades y en toda esfera por diferentes causas a la base una cultura machista y patriarcal, que tiene fundamento en relaciones de poder y superioridad con indiferencia de la sociedad y naturalizado.

Cerca del 40 % de los feminicidios son ocasionados por el esposo o pareja sentimental, y por medio de diferentes herramientas técnica científica como la autopsia psicológica se puede establecer en estas relaciones una serie de factores previo al asesinato, tales como: violencia intrafamiliar, celos, crisis financiera, alcohol o drogas, baja autoestima y complejos de parte del hombre y que nunca fueron denunciados o atendidos para evitar llegar al último estadío.

Nuestro país cuenta ya con dos instrumentos legales que es la Ley Especial para una vida libre de violencia contra la mujer LEIV, y con la Ley de igualdad, equidad y erradicación de la Discriminación contra la Mujer. En ambas leyes se establecen condiciones que el Estado debe asumir y cumplir. Pero no han sido suficientes para erradicar y disminuir los casos; qué acciones se deben de tomar como Estado para cumplir las premisas de la ley:

  • Fortalecer los presupuestos para la PNC para que continúe habilitando más Unidades de atención especializada a las mujeres en situación de violencia UNIMUJER ODAC que ya cuenta con 30 sedes, pero que es indispensable que todas las Delegaciones, Subdelegaciones y en todo municipio que se identifique se habiliten este mismo año.
  • Conformar dentro de la UNIMUJER ODAC programas de investigadores especializados y que trabajen únicamente en estos delitos especiales y no sean utilizados en otras tareas de la PNC, a pesar de las emergencias que puedan surgir
  • Incorporar la figura de fiscales especializados en delitos de violencia contra la Mujer, para atender de manera especializada ambas leyes especiales.
  • Desarrollar programas de prevención de la violencia contra la Mujer con una política integral, en las escuelas, comunidades, iglesias y centros de trabajo públicos y privados para erradicar esta cultura y poder aplicar programas de enfoques de nuevas masculinidades con enfoque criminológico, victimológico y derechos humanos.
  • Fortalecer las Unidades de la FGR y PNC que están atendiendo los casos de privaciones de libertad (desaparecidas) que es uno de los pasos previos a los feminicidios para activar protocolos de búsqueda inmediatos.
  • Las alcaldías deben de tener un papel activo y protagónico en la prevención de la violencia contra la Mujer

A partir de la aprobación de la LEIV se ha cumplido con un excelente cuerpo de ley pero hay que comprender que las conductas de odio a la Mujer no se erradican con ley. El papel de la Mujer en nuestro país es vital, por eso deben de recibir toda la protección del Estado.