La oposición parlamentaria prepara un cuidadoso proceso para destituir al presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, acusado de recibir pagos de la empresa brasileña Odebrecht, como parte de un escándalo que golpea a varias figuras políticas latinoamericanas.

El Mundo

Destino de Kuczynski en manos del Congreso

AFP

sábado 16, diciembre 2017 • 12:00 am

Compartir

La oposición parlamentaria prepara un cuidadoso proceso para destituir al presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, acusado de recibir pagos de la empresa brasileña Odebrecht, como parte de un escándalo que golpea a varias figuras políticas latinoamericanas.

Un grupo de legisladores de oposición reunió ayer las 26 firmas necesarias para solicitar que se debata en el Pleno del Congreso un pedido para declarar “la permanente incapacidad moral del presidente”, y “la vacancia de la presidencia de la República”.

El pedido cuestiona el hecho de que Kuczynski haya negado en un inicio e insistentemente sus vínculos con la constructora, y luego haya sido desmentido por la propia Odebrecht, empresa envuelta en el pago de sobornos en América Latina.

“Este hecho pone en evidencia la falta de verdad en el presidente, que constituyen una incapacidad moral”, dice el texto firmado por parlamentarios de varias bancadas opositoras, entre ellos los de la poderosa Fuerza Popular, que controla el Congreso.

 

No renunciará


El jueves, la oposición, que controla el Parlamento, ya había dado un ultimátum a Kuczynski. Le dijo que si no renunciaba inmediatamente, lo sacarían del cargo.

“No voy a abdicar ni a mi honor, ni a mis valores ni a mis responsabilidades como presidente”, respondió el mandatario, un exbanquero de Wall Street de 79 años, en un discurso a la nación el jueves en la noche.

 

Pasos para una eventual destitución

Pedro Pablo Kuczynski arriesga el puesto con un Congreso dominado por la oposición que amenaza con destituirlo. El tema lo ve directamente la plenaria, que se ha declarado en sesión permanente, sin trámites previos. Para que eso ocurra, tienen que darse las siguientes condiciones, de acuerdo con la Constitución y el reglamento del Parlamento: una solicitud de destitución, su admisión al debate. Luego el presidente tiene derecho a ejercer su legítima defensa, posteriormente se tendría que lograr una votación calificada de dos tercios del Congreso, o sea, de 87 legisladores.

Posteriormente el presidente tendría que renunciar y tomar posesión el vicepresidente. Si ambos renuncian, el presidente del Congreso es nombrado como jefe de Estado provisional y está obligado a convocar a elecciones.