Rafael Barrantes, coordinador del programa de desaparecidos del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para México y América Central, explicó a Efe que una gran variedad de causas han llevado a la región a tener decenas de miles de desaparecidos.

El Mundo

Desaparecidos, la herida abierta de América Latina Centenares de miles de desaparecidos son una cifra preocupante en América Latina. La cantidad es inexacta sobre una tragedia perpetrada tanto por grupos delictivos como por autoridades al igual que la migración.

Redacción DEM, EFE y E. Press

lunes 31, agosto 2020 • 12:01 am

Compartir

Rafael Barrantes, coordinador del programa de desaparecidos del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para México y América Central, explicó a Efe que una gran variedad de causas han llevado a la región a tener decenas de miles de desaparecidos.

Por conflictos armados internos, como en Colombia o Guatemala, por la mala acción de las autoridades o debido a choques entre fuerzas de seguridad y bandas armadas, como en México, o, de manera más reciente, por motivos económicos y sociales que empujan a miles a migrar hacia Estados Unidos, un fenómeno especialmente centroamericano.

En el contexto actual, surgen nuevos peligros: “Una inadecuada gestión de cadáveres puede producir la desaparición de personas en el marco de la enfermedad de la COVID”, explica el experto.

Uno de los mayores problemas, continúa Barrantes, radica en que faltan cifras claras sobre la magnitud de la tragedia en la región. Ello se debe a una fragmentación de datos por parte de las autoridades, y a que en muchos países es la propia sociedad civil la que encabeza las búsquedas.

“El problema de las cifras es un indicador de los problemas en los mecanismos, o la adecuación de mecanismos, para abordar el tema” de los desaparecidos, agrega el representante del CICR, quien advierte de la falta de modelos a nivel internacional, lo que lleva a las naciones a inventar desde “cero”.

Por ejemplo, en Perú existe la Dirección General de Búsqueda de Personas Desaparecidas, y en México la recientemente creada Comisión Nacional de Búsqueda de Personas.


 

Centroamérica herida

Guatemala registra más de 41.000 personas desaparecidas en los últimos 18 años y su historia se asimila a la de otros países centroamericanos donde fenómenos como la migración, la violencia o los conflictos armados dispararon el número de desaparecidos.

Para Barrantes, sea cual sea el motivo de la desaparición, todas las familias sufren “el mismo drama” de no saber, y este es precisamente el enfoque del CICR a la hora de atender la tragedia.

En este difícil contexto, el experto destaca la fuerza de los familiares de desaparecidos para ayudar a personas en las mismas circunstancias, especialmente en la actual crisis sanitaria.

Un ejemplo más de la fuerza que mueve, durante años e incluso décadas, quienes perdieron a sus allegados y buscan respuestas.

 

El Salvador y su capítulo

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) detalla en su informe  que en el país la “desaparición de personas es y ha sido uno de los grandes retos humanitarios en El Salvador. El año pasado, la Fiscalía recibió diariamente en promedio nueve denuncias de personas desaparecidas, mientras más de un millar desaparecieron en la ruta migratoria”.

Un reporte de la Europa Press cita que la fiscal jefa de la unidad de desaparecidos de la FGR, Guadalupe Echeverria, ha afirmado que de las más de 800 denuncias presentadas hasta junio, 467 personas han sido encontradas, de ellas 37 habían fallecido, aunque 357 permanecen en búsqueda.

Según la FGR 112 casos de personas localizadas estaban relacionados con diferentes delitos, entre ellos, la privación de libertad, desapariciones o delitos sexuales.

Concretamente, febrero fue el mes donde se congregaron un mayor número de denuncias, 196.