Este año han sido deportados 15,745 salvadoreños. / DEM

Nacionales

Deportaciones desde Estados Unidos han aumentado 28 % en este año

Enrique García

sábado 26, octubre 2019 • 12:02 am

Compartir

Las deportaciones de salvadoreños, aumentaron un 28% entre el 1 de enero al 31 de octubre de este año, en comparación al mismo periodo del 2018, confirmó ayer el director de Migración y Extranjería, Ricardo Cucalón.

Según las cifras generales, un total de 12,289 compatriotas fueron expulsados de México y Estados Unidos en el 2018, mientras que 15,745 en el presente año.

Cucalón explicó que un promedio de 600 compatriotas regresan semanalmente por vía área y terrestre al territorio salvadoreño, sin haber cumplido el anhelado “sueño americano”.

El funcionario aduce que muchos salvadoreños están retornando al país porque estarían renunciando a los procesos engorrosos de legalización en los Estados Unidos. Otro factor son las masivas capturas de migrantes cuando pasan por suelo guatemalteco, mexicano y estadounidense.

Cucalón explicó que los retornados son recibidos en la Dirección de Atención al Migrante, en la colonia La Chacra, al oriente de la capital.

Ahí reciben servicios médicos, atención humanitaria, comida, ropa, zapatos, medicinas, llamadas telefónicas y dinero para el transporte que los lleva a su lugar de origen.


Cucalón confirmó que las patrullas fronterizas en las fronteras con Honduras y Guatemala ha capturado a más de 100 personas por los delitos de trata, tráfico de personas, estafa y extorsiones.

 

Deportan a exsoldado

El director de Migración también confirmó que el jueves fue deportado José Segovia Benítez, de 38 años, un exsoldado del ejército de los Estados Unidos, que peleó en la guerra de Irak.

El exmilitar arribó al aeropuerto Monseñor Romero en un vuelo acompañado de otros salvadoreños deportados.

Autoridades migratorias estadounidenses lo acompañaron hasta la pista donde fue recibido por funcionarios migratorios locales, luego se unió con sus familiares que lo esperaban para retornar a su pueblo de origen. El compatriota estuvo de alta por cinco años en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos.

Sirvió en dos ocasiones en la guerra de Irak, pero en el año 2004 tuvo que regresar del servicio militar, debido a una lesión cerebral. Es acusado de haber cometido faltas a las leyes estadounidenses.