Además de la sequía, este fin de semana ingresará polvo de Sahara al territorio salvadoreño. / Diego García

Economía

Déficit de lluvia se prolongaría hasta octubre

Uveli Alemán

miércoles 25, julio 2018 • 12:02 am

Compartir

Las restricciones de lluvia se prolongarían hasta octubre próximo debido al desarrollo del fenómeno de El Niño, indicó ayer Ángel Ibarra, viceministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN).

“Para agosto, septiembre y octubre, como consecuencia del fenómeno de El Niño, esperamos tener precipitaciones restringidas, es decir, que podemos tener restricciones de lluvia en el próximo trimestre que se avecina”, manifestó este martes durante la declaración de alerta roja para 143 municipios que sufren sequía desde el pasado 22 de junio.

Esto provocará, agregó Ibarra, que “puede regresar la situación irregular (de sequía) y las lluvias esperamos tener nuevas ondas tropicales a partir del próximo 26 de julio”. Según el MARN, la actual sequía se debe al enfriamiento del Océano Atlántico combinado con el calentamiento del Pacífico, lo que genera condiciones adversas para la ocurrencia de lluvias.

Es así como este mes se convirtió en el julio más seco de toda la historia de El Salvador, pues hasta la fecha solo ha acumulado 50.3 milímetros de lluvia, cuando el promedio es 291 mm, es decir, está por abajo de la quinta parte del histórico.

 

Más problemas


De igual manera, Ibarra adelantó que, según las proyecciones climáticas, a partir de este sábado ingresará al territorio salvadoreño polvo del desierto de Sahara y se extendería hasta el próximo viernes. A esto se le suman los vientos alisios ocasionados por los cambios de temperatura de los océanos.

“El polvo del Sahara con vientos alisios significa vientos secos que traen poca humedad y entonces son condiciones de lluvia deficitaria”, añadió. Además, el funcionario detalló que tanto en San Miguel como en la zona metropolitana de San Salvador se han registrado descensos en aguas subterráneas.

Orestes Ortez, ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), afirmó que aunque espera que la temporada de lluvia “vuelva a una relativa normalidad”, no será un invierno tradicional.

Si la sequía se mantiene “vamos a pasar una situación extrema, que ni quisiéramos vivirlo”, añadió el funcionario.