El Mundo

Defensores de TPS anuncian una eventual extensión de 15 meses para El Salvador y cinco países más

Javier Maldonado

martes 7, septiembre 2021 • 10:09 pm

Compartir

La organización estadounidense National TPS Alliance confirmó la noche de este martes sobre una eventual extensión del Estatus de Protección Temporal (TPS) para El Salvador, Nepal, Haití, Nicaragua, Sudán y Honduras, que le permitiría a los beneficiarios del programa, contar con 15 meses adicionales a partir del próximo 4 de octubre, cuando ocurriría la cancelación permanente.

La nueva ampliación de los beneficios y permisos de trabajo extenderían su vigencia hasta el 31 de diciembre de 2022, según abogados litigantes del colectivo de organizaciones que defienden los derechos de los migrantes, quienes también anunciaron que los “tepesianos” recibirían “una extensión automática de 15 meses”.

La National TPS Alliance dijo a Diario EL MUNDO que “la noticia no es oficial. Seguimos esperando que salga el anuncio del registro federal”, pero sí dijo la oenegé que “lo que se puede confirmar es que habrá una extensión de 15 meses para todos los países bajo la demanda” Ramos/Bhattarai vrs. Nielsen.

La cancelación del TPS para estas naciones se extenderá gracias a la vigencia de una orden judicial del caso Bhattarai vrs. Nielsen y mientras se espera la apelación del gobierno en el caso de Crista Ramos, una joven salvadoreña y principal demandante contra Nielsen, un proceso con 14 demandantes titulares del TPS de El Salvador, Nicaragua, Haití y Sudán, así como de los hijos de los beneficiarios y cuya ciudadanía es estadounidense.

Las demandas siguen vigentes luego que los abogados de los demandantes sacaron a la luz documentos que revelan cómo los funcionarios del expresidente Donald Trump desatendieron las recomendaciones de los propios embajadores de Estados Unidos en el extranjero, así como el consejo de altos funcionarios del Departamento de Estado.


Según reportes del The New York Times muchos de estos expertos advirtieron que el fin del TPS para El Salvador, en particular, podría perjudicar la seguridad nacional de Estados Unidos, al socavar los esfuerzos para reducir la inmigración ilegal y las pandillas transnacionales.

Con esta nueva extensión de permisos del TPS se detendrían la expulsión forzada de 402.000 titulares del TPS previstas a iniciar en octubre, y que provocarían la separación de padres de al menos 273.000 hijos de ciudadanos estadounidenses, lo que supondría la mayor operación de separación familiar de la historia de Estados Unidos.