José Adán Salazar, conocido como "Chepe Diablo".

Nacionales

Defensa cuestiona pericia financiera contable contra Chepe Diablo y la cataloga de “larga y extensa” Luego de casi 20 día de juicio en el caso de José Adán Salazar Umaña y el exalcalde de Metapán, Juan Umaña, un  equipo de abogados de los acusados de lavado de dinero y activos, se refirió a la pericia financiera contable, principal prueba de la Fiscalía.

Jaime López

sábado 12, diciembre 2020 • 11:45 am

Compartir

Los abogados defensores tuvieron la oportunidad este viernes de interrogar a la primer perito que expuso sobre los hallazgos encontrados en la pericia financiera contable en el juicio que se desarrolla contra José Adán Salazar, alias “Chepe Diablo” y el exalcalde de Metapán, Juan José Samayoa Umaña y tres de sus familiares, acusados de lavado de dinero y activos por más de $132 millones.

Primero correspondió a la Fiscalía en los primeros dos días, interrogar a la experta sobre los resultados de la pericia en el apartado, José Adán Salazar Umaña y Juan Umaña Samayoa.

El abogado Gerardo Cisneros, en entrevista para Diario El Mundo, hizo fuertes cuestionamientos a la pericia financiera contable, principal prueba de la Fiscalía General de la República para demostrar ante el Tribunal Segundo de Sentencia de San Salvador, que los cinco enjuiciados en esta primera parte, han blanqueado fuertes sumas de dinero entre 2003 y el 4 de abril de 2017.

La pericia es larga, extensa, con muchos peritos, abarca muchos años, muchas empresas, muchas personas naturales y la vuelve difícilmente manejable en el sentido de tamaño, cantidad y volumen de información”, afirmó el abogado Cisneros, el único que ha querido brindar declaraciones de todo el equipo de defensores, porque los demás han decidido no atender a los periodistas.

El profesional afirmó que los peritos han tenido un tiempo corto para hacer su trabajo (la pericia) y eso implica que con querer o sin querer hayan cometido “algunos errores” y también no hayan analizado la total de la información.

Acusados en el caso de lavado de dinero de $132 millones.


En contraposición a Cisneros, un fiscal fue del criterio “que la defensa lo que ha hecho este día (viernes) ha hecho que la perito lea parte de lo que desde el primer momento resaltó y expuso”, en cuanto a las sumas millonarias en el caso de José Adán Salazar, más de $3 millones y el exalcalde Umaña Samayoa $4.4 millones que no han justificado como parte del incremento patrimonial.

En la pericia hemos visto una enorme actividad comercial lícita de las empresas como Gumarsal, Hotesa y las gasolineras”, sentenció el fiscal.

Pero Cisneros afirmó que los mismos peritos han determinado gran cantidad de dinero que se manejaba, en el caso de la familia Salazar Umaña con la venta de combustible de la marca internacional “Chevron y DLC”.

Se ha visto una gran actividad comercial con ellas pero claro, hay cierta información que los peritos no tuvieron a la mano y ellos, la transforman como de “origen desconocido” pero eso no quiere decir, “ilegal”, sino que ellos no tuvieron la posibilidad de saber y tampoco contaron con la manera de cotejarla, probablemente por el tiempo y los años transcurridos no han podido”, detalló el abogado.

Cisneros sostuvo que la ley tributaria obliga a una empresa a resguardar la información financiera contable diez años. Esta pericia abarca de 13 a 14 años; ya no era obligación de sus representantes conservarla.

Entonces hay información que no va a estar, pero claro, los peritos lo que hacen es meterla (o encontrarle una explicación), pero eso no quiere decir que esa información no estuvo o que hubo actividades ilegales, sino que no se puede conocer y ahí es donde salen esas cantidades que ellos dicen que no se pudo comprobar su origen y que por lo tanto es incremento patrimonial no justificado. No tienen las justificaciones o no las pudieron ver y determinar”, dijo Cisneros

Pero Fiscalía es del criterio que los peritos han manifestado hasta donde llega el alcance de su pericia y han sido claros en decir que no se tuvo toda la documentación a la vista, pero toda esa documentación (que es parte de las actividades comerciales y productivas de una empresa) se supone que todo contribuyente está obligado a llevar en contabilidad formal y eso permanece en el tiempo.

Cisneros no se queda callado y dice: “Cuando empezaba este proceso se hablaba de $500 millones de dólares (el lavado), después bajó a $216 millones, en otra audiencia se redujo a $ 86 millones y ya ayer (jueves), o anteayer (miércoles), se determinó que al señor José Adán Salazar Umaña, según los cálculos limitados que ha hecho la pericia, supuestamente ha evadido $ 1 millón 600 mil dólares”, razonó Cisneros.

“Cómo es que hemos bajado de $200 millones, y ahora estamos hablando de tan poquito, precisamente (eso se explica) porque los peritos han ido afinando sus instrumentos y se han dado cuenta que no era una cuestión, así como lo planteaba, sino que era de detalle”, reiteró Cisneros.

Los fiscales insisten: “Hemos tenido limitante en el alcance. José Adán movió $108 millones, pero se encontraron soporte por esta otra cantidad y esto es lo que se ha determinado de sus bienes. Ellos pudieron haber movido más dinero, pero es difícil que en tema de lavado y evasión se espere obtener toda la documentación”.

Uno de los fiscales cita que en el Código Penal, la descripción del delito de evasión habla de verbos rectores para perpetrarlo como llevar doble contabilidad, contabilidad inexacta, operaciones simuladas y una serie de conductas que se están viendo en la pericia.

Como defensa dijo Cisneros que van a preguntar a los peritos sobre sus limitaciones, les pedirán que expresen de qué tipo fueron y como eso afectó su peritaje.

Para que los jueces estén debidamente informados eventualmente traeremos unos peritos que van explicar en palabras más técnicas que un abogado la verdadera realidad de las actividades económicas de nuestros defendidos”. Gerardo Cisneros, defensor.

“Sabemos que los peritos (de Fiscalía) han hecho un gran trabajo, pero es muy difícil por la cantidad que ellos representan, por la cantidad de personas a peritar, por la cantidad de puntos periciales y cantidad de años y empresas que están viendo”, abonó Cisneros.