Cortesía

El Mundo

Deb Haaland será la primera indígena americana en el gabinete de Biden

AFP

jueves 17, diciembre 2020 • 6:44 pm

Compartir

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, eligió a la diputada Deb Haaland como secretaria de Interior, la primera indígena estadounidense en el puesto, según informaron este jueves medios locales sobre este movimiento que podría enderezar las convulsas relaciones del departamento con los pueblos originarios.

Elegida en 2018, Haaland es diputada nacional por Nuevo México e integrante de la comunidad Laguna Pueblo. De ser confirmada por el Senado, sería la primera indígena estadounidense en dirigir un departamento de ese nivel.

Su elección correspondería también con la publicitada intención de Biden de constituir el gabinete más diverso de la historia de la Casa Blanca.

El Departamento de Interior es una gran agencia de más de 70.000 empleados que supervisa los recursos naturales del país, incluyendo los parques nacionales, los sitios de petróleo o gas, así como las tierras originarias, hogar de las 578 tribus reconocidas a nivel federal.

Haaland, de 60 años, se dedicó especialmente en el Congreso a la mejora de los servicios de las comunidades nativas, como la asistencia durante la pandemia de coronavirus, que afectó sobremanera a familias indígenas, y a los esfuerzos para proteger la naturaleza y mitigar el cambio climático.

"Sería un gran honor hacer avanzar la agenda climática de Biden-Harris, ayudar a reparar las relaciones entre gobiernos con las tribus que la administración de Trump ha estropeado, y servir como la primera secretaria de gabinete nativa estadounidense de la historia de nuestra nación", afirmó Haaland en un comunicado publicado en The New York Times.


Biden también designó a Michael Regan, un importante regulador ambiental de Carolina del Norte, para dirigir la Agencia de Protección Ambiental (EPA).

Regan, un afroestadounidense, trabajó en la EPA bajo los gobiernos de Bill Clinton y George W. Bush.

Colaborará en la concreción de los ambiciosos planes de cambio climático de Biden, que promueven la adopción de energías limpias y estándares más altos de eficiencia en el uso de combustibles en automóviles y camiones.

El equipo de transición de Biden no confirmó públicamente ninguna de estas designaciones.

Pero a Halland varios colegas en el Congreso la felicitaron por su histórica nominación.

Esta elección de Biden es vista, sin embargo, como una difícil decisión ya que le haría perder a una demócrata en la Cámara de Representantes en momentos en que la mayoría del partido pende de un hilo.

Pero una campaña pública en apoyo al nombramiento de Haaland fue ganando peso y decenas de líderes tribales pidieron a Biden que la integrara en su gabinete.

 

"Un cambio real"

La nominación de Haaland representa "un día histórico y sin precedentes para todos los pueblos indígenas", dijo el presidente de la Nación Navajo, Jonathan Nez.

Constituye "un mensaje claro" de que Biden "está comprometido en abordar los errores del pasado y despejar el camino para un cambio real y una oportunidad para las naciones tribales".

Haaland conquistó fácilmente su reelección en noviembre y, a pesar de que el escaño ha estado en manos demócratas desde 2009, no está claro si será fácil ganarlo de nuevo.

Durante el gobierno de Donald Trump, el Departamento de Interior se ganó el desprecio de los grupos nativos y defensores del medioambiente por la derogación de varias protecciones.

La administración republicana aceleró, además, proyectos como el controvertido oleoducto Dakota Access, al que nativos estadounidenses y defensores del medio ambiente se habían opuesto vehementemente.

Haaland publicó una dura crítica a Trump en Twitter el jueves, antes de que surgieran las noticias sobre su probable nominación.

"Trump le falló al poder indígena y solo rompió más promesas", escribió.

"Eso se vio exacerbado por el rechazo de la administración en tomarse en serio esta pandemia. Deseando pasar la página de este oscuro capítulo", añadió.

Biden ya ha designado a la mayor parte de su gabinete, incluido Antony Blinken como secretario de Estado y Janet Yellen para encabezar el Tesoro.

El puesto de mayor jerarquía que permanece sin ser cubierto es el de fiscal general de Estados Unidos.