Autoridades inspeccionan la residencia incautada en Santa Rosa y que habría sido comprada en $218 mil. / DEM

Nacionales

De vender chocolates, a una casa de $218 mil

Enrique García

sábado 17, marzo 2018 • 12:02 am

Compartir

Un vendedor de chocolates, en el 2015, pasó tener vehículos y casas de lujo en la Residencial Santa Rosa, de Santa Tecla, incluso viajó a Israel.

Se trata de Mauricio Armando Sánchez Torres, alias “La Bella” (actualmente desaparecido), y quien supuestamente compraba bienes para Saúl Antonio Turcios, “El Trece”, según lo confirmó el fiscal general Douglas Meléndez, cuando supervisaba los allanamientos.

El funcionario comprobó que la vivienda estaba deshabitada y que únicamente fue obtenida para lavar dinero del cabecilla “El Trece”.

Según las investigaciones, el testaferro compró en efectivo la casa  a un costo de $218 mil y otra en la residencial San Rafael, con un precio de $130 mil. También obtuvo un apartamento en esa misma ciudad.

Poseía vehículos usados, pero también compró dos vehículos nuevos a un costo de $41 mil, confirmó el fiscal Meléndez.

Agregó que Sanchez Torres, inicialmente comenzó depositando dinero en un banco. Pero luego la institución financiera, se negó a recibirle más efectivo.


Entonces, optó por comprar bienes con dinero en efectivo, aseguró.

El testaferro de Turcios Ángel, estaría muerto. Supuestamente fue asesinado por la misma pandilla para quedarse con los bienes que estaban a su nombre, manifestó el director de la Policía Howard Cotto.

El fiscal Meléndez confirmó que las investigaciones, que iniciaron hace dos años, estuvieron enfocadas a las estructuras superiores de la MS13, tras descubrir que compraban propiedades a través de otras personas.

El encargado del ministerio público confirmó también que fueron resueltos 22 casos de homicidios. Citó el de una mujer y de una pareja, que fueron sepultados en un cementerio clandestino, en la zona de la residencial Pinares de Suiza.

Los requerimientos contra la estructura criminal, serán presentados en las próximas horas, al parecer en los juzgados especializados.