Roque Dalton, nacido en 1935, no es, a su ingreso a El Salvador, el más veterano entre sus pares guerrilleros. Le precedían Salvador Cayetano Carpio (fundador de las Fuerzas Populares de Liberación —FPL— «Farabundo Martí»), nacido en 1918, Fabio Castillo Figueroa, nacido en 1920, exiliado en Costa Rica desde julio de 1972 y enlace esencial, entre 1970 y 1972, para la articulación del ‘primer’ Ejército Revolucionario del Pueblo, ERP, y Mélida Anaya Montes, nacida en 1929, la férrea y combativa dirigente magisterial que para 1973 ya estaba articulada a las FPL.

Opinión

Dalton en el laberinto (II)

Jaime Barba / REGIÓN Centro de Investigaciones

jueves 3, junio 2021 • 12:00 am

Compartir

Roque Dalton, nacido en 1935, no es, a su ingreso a El Salvador, el más veterano entre sus pares guerrilleros. Le precedían Salvador Cayetano Carpio (fundador de las Fuerzas Populares de Liberación —FPL— «Farabundo Martí»), nacido en 1918, Fabio Castillo Figueroa, nacido en 1920, exiliado en Costa Rica desde julio de 1972 y enlace esencial, entre 1970 y 1972, para la articulación del ‘primer’ Ejército Revolucionario del Pueblo, ERP, y Mélida Anaya Montes, nacida en 1929, la férrea y combativa dirigente magisterial que para 1973 ya estaba articulada a las FPL.

¿Por qué Dalton ingresa al ERP y no a las FPL? Quizás hechos circunstanciales den cuenta de ello. El hermetismo en el que se embozó el núcleo aglutinado en torno a Carpio, no le permitió a Dalton, desde La Habana, hacer las vinculaciones necesarias.

Al producirse la crisis interna dentro del Partido Comunista de El Salvador (PCS), a propósito de la guerra con Honduras, en julio de 1969, se produjo una fisura irreparable en el PCS, dado que su secretario general (Salvador Cayetano Carpio) dimitió a finales de marzo de 1970 y en tal andadura lo acompañó un pequeño grupo de jóvenes obreros y cuatro estudiantes universitarios del último año de medicina.

Aunque para febrero de 1973, el núcleo fundador de las FPL ha desaparecido, porque el 10 de febrero mueren en un enfrentamiento dos de los jóvenes obreros (Dimas Alas y Ernesto Morales) y los tres estudiantes universitarios (Salvador Moncada, Luis Barahona, Roberto Vargas y Salvador Méndez Linares) ya para inicios de 1972 han pedido la baja y se han retirado. Es decir, en ese lapso de 1970 a 1973, que es cuando Dalton habría de definir su retorno, no parecía haber puertas abiertas desde el lado de las FPL, que además pasaba por un momento de suma fragilidad y de radical supervivencia.

En cambio, por el lado del ERP, desde el principio hubo contactos directos. El primero de ellos es el paso por La Habana, en 1970, de Alejandro Rivas Mira, quien sería el articulador clave de lo que desde marzo de 1972 se llamaría el ERP. Ahí Dalton es, digamos, el anfitrión, y Rivas Mira (después ‘Sebastián Urquilla’), alardea acerca de que va a El Salvador en plan de fundar la guerrilla. Venía de una estancia en Alemania Occidental y traía la cabeza caliente.

La fallida operación de secuestro del prominente empresario Ernesto Regalado Dueñas, el 11 de febrero de 1971, que terminaría en su asesinato y cuyo cuerpo fue localizado el 20 de febrero, cerca de la finca El Tazumal, en la calle a San Antonio Abad, fue realizada por el embrión de lo que se conoció como El Grupo. La retención y el proceso de negociación del rescate estuvo a cargo de Alejandro Rivas Mira. De hecho, en una caseta telefónica de la colonia Málaga, fue ubicada, por la Policía Nacional, la persona que estaba negociando el rescate de Regalado Dueñas. Es interceptado y esposado. ¡Se trataba de Alejandro Rivas Mira! La seguridad periférica que acompañaba a Rivas Mira, a su vez interceptó a quien lo retenía, lo libera y ambos se conducen (y con las esposas puestas aún Rivas Mira), con dirección a la colonia La Divina Providencia.


El escándalo político que sobrevino después de encontrarse el cadáver de Ernesto Regalado Dueñas sacudió la vida política nacional. Hubo confusión, imprecisiones y desconocimientos (que hasta el día de hoy perduran) sobre esto. Lo cierto es que al ser identificado el vehículo ocupado para la negociación con los familiares de Regalado Dueñas fue posible dar con su propietario, que resultó ser Jorge Cáceres Prendes, estudiante universitario de los últimos años de Derecho y de filiación socialcristiana. Aunque se difundieron las fotografías y los nombres de los integrantes de El Grupo, solo Jorge Cáceres Prendes fue capturado. Guillermo Aldana, no pertenecía a El Grupo, desde algún lugar, escondido, dio declaraciones desvinculándose de las acusaciones.

El Grupo se diluye en la clandestinidad y emerge el 2 de marzo de 1972, como ERP, en una acción donde un comando guerrillero se enfrentó a un puesto de la Guardia Nacional cerca del Hospital Benjamín Bloom. Es a inicios de 1973 que se produce el segundo contacto entre Rivas Mira y Dalton, siempre en La Habana, y donde Rivas Mira asume una posición sobrada y prepotente y le dice a Dalton que si quiere ingresar al ERP lo hará como simple soldado raso. Es de esta escabrosa reunión donde surge la frase expresada a Carlos Rico Mira, militante del ERP (y primo de Rivas Mira) en aquel entonces y que se hallaba también en La Habana, de: ‘Tengan cuidado con este sujeto, es peligroso’.