El mecánico automotriz, Roni Gunawan, trabajó por años en crear un automóvil único, que todo el mundo recuerde y de que él se sentiría orgulloso de manejar.

Conectados

Cumplió el sueño de todo buen mecánico, pero la ley le truncó el sueño de verlo por los calles

Redacción web / DEM

sábado 3, febrero 2018 • 10:00 am

Compartir

El mecánico automotriz, Roni Gunawan, trabajó por años en crear un automóvil único, que todo el mundo recuerde y de que él se sentiría orgulloso de manejar.

A los 71 años, lo logró, pero no todo fue felicidad, pues la Ley le truncó su aspiración de ver "a su creación" en las calles.

En su taller de Bandung, en la provincia de Java occidental, unió dos modelos del Toyota Limbo, pero lo dejó con dos frentes.

En 6 meses, con ayuda de diez colaboradores sincronizaron la parte mecánica, así que se puede manejar de cualquiera de las partes, porque cuenta con dos motores, dos volantes, dos pedaleras, dos juegos de engranajes, pero... siempre hay un pero, solo tiene un tanque de gasolina.

Cuando salió a la calle, las leyes de Indonesia también salieron a relucir y le recordaron que no puede usar este tipo de carros en sus calles, pues no está reglamentado. Es más, el auto fue confiscado por la policía, pero se lo devolvieron, con la condición que no lo vuelva a sacar.