Las estafas y los hurtos en línea se ha hecho más frecuente en El Salvador, a diario en redes sociales los ciudadanos se quejan de que sus cuentas bancarias han sido saqueadas.

Nacionales

Cuentas bancarias bajo la amenaza del hampa Desde clonación de tarjetas hasta interceptar correos electrónicos o usurpación de identidad, el hampa o maleantes se han hecho más frecuentes en El Salvador.

Jaime López

lunes 30, agosto 2021 • 4:45 am

Compartir

Las estafas y los hurtos en línea se ha hecho más frecuente en El Salvador, a diario en redes sociales los ciudadanos se quejan de que sus cuentas bancarias han sido saqueadas.

“Los fraudes son cometidos por medio de transferencias de las cuentas en línea y extracción de dinero en efectivo de cajeros automáticos, en otros casos, el interés del delincuente es obtener información personal de las personas para luego acceder a sus cuentas.

Recientemente, la Asociación Bancaria Salvadoreña (Abansa) alertó que sobre las modalidades de fraude realizadas a través de trampas digitales y brindaron recomendaciones para evitar que los usuarios del sistema financiero caigan en engaños.

Los enlaces que envían en correos electrónicos  es una de las trampas que utiliza estas estructura; pero hay víctimas que alegan de un momento a otro, la delincuencia vulneró los sistemas de seguridad y accedieron a sus cuentas, sin que ellos lo hayan permitido.

A continuación, tres historias de víctimas que narran como el hampa los atacó.

 

Transfirieron $1,500 de su cuenta en línea en una hora

“He sido víctima del hurto electrónico. De mi cuenta sacaron $1,500”, denunció Carlos Hernández, un fraude que se registró el jueves 19 de agosto entre las 4:00 y las 5:00 de la tarde. Extrajeron el dinero en tres transacciones divididas, dos en $250, a nombre de una persona en el país, $1,000a otro banco de la red nacional. Las dos de $250 ocurrieron en menos de 50 segundos y media hora después la más grande. Los delincuentes también accedieron a su correo electrónico, desde donde manipularon las alertas de los movimientos bancarios. Hernández dice que esa tarde, por casualidad accedió a su banca en línea, y se encontró con que estaba bloqueada. Fue a un cajero y se encontró con el saqueo. Llamó al banco y bloquearon la cuenta, a pesar de eso, media hora después le extrajeron los $1,000. Al denunciarlo ante las autoridades, dieron con la identidad de la persona que hizo la transferencia, pero la víctima teme que el mismo banco esté involucrado en el caso. En el banco le dijeron que no pueden hacer nada para devolverle el dinero, hasta esperar que la fiscalía resuelva. Hernández añadió que al poner la denuncia en fiscalía se topó con que no era le único con un caso similar de estafa en el Ministerio Público. “Vi a varias personas que andaban poniendo la denuncia por lo mismo”, añadie. “Mi caso no es el único, le pasó lo mismos a varios amigos que trabajan en la Universidad de El Salvador ese fin semana, a ellos dicen que les robaron $800, $1,000 y $3,000 todo por transferencia electrónica”, relata.

 

“Me sacaron $250 de un cajero automático en colonia San Luis”

Un ciudadano denunció que a las 12:58 del sábado 21 de agosto le extrajeron de su cuenta $250 a través de un cajero automático de un centro comercial situado en la colonia San Luis al surponiente de San Salvador. La víctima afirmó que se enteró del fraude  un día después y fue al solicitar una orden de comida rápida por teléfono y al intentar pagar con su tarjeta de débito, la operadora le manifestó que los fondos eran insuficientes. Le pareció extraño y consultó a su banca en línea, donde encontró el reporte que había extraído $250 de su cuenta a través de un cajero automático  haciendo uso de un pin en Plaza Metrópolis en la colonia San Luis, al norponiente de San Salvador. La víctima abrió un proceso en el banco y en fiscalía, en esta última institución se dio cuenta que habían 64 denuncias por este tipo de fraude, unos  por $1,000, otros $3,000 en diferentes maneras o transferencias. Con el documento que le dio la Fiscalía regresó al banco para anexarlo al expediente de su caso que se investiga, lo que además implicó el bloqueo de la cuenta bancaria, y de esa forma, controlar los pocos fondos que le quedaban le bloquearan también la cuenta en línea. Según la víctima, un ejecutivo del banco le manifestó que al final de la investigación se determinará sí le reconocerán todo el monto sustraído o algún otro porcentaje. El ofendido manifestó que nunca le había sucedido un caso parecido, excepto una vez que con su tarjeta de crédito, le aparecía la compra de unos juegos electrónicos que luego de aclarar que no había realizado esa compra, le revirtieron ese cobro en poco tiempo.

 

Fingen ser empleados de hacienda para robar datos

Un salvadoreño recibió una videollamada por Whatsapp de un sujeto con acento de costarricense que se identificó como Adrián Bustamente Blanco y le afirmó que lo hacía en nombre del Ministerio de Hacienda para realizar una actualización de datos para programar una cita en línea para la entrega de una “firma digital”. El contribuyente que para efecto del caso es Juan, quien desde el principio se entera que es mentira y decide seguir el guión. Le indican que para hacer la cita necesita una computadora. Juan le responde “me gustaría que lo hiciéramos  (ese trámite) mejor de forma presencial, no sé si te parece”, pero  Bustamante Blanco insiste que “con la cita previa se asume directamente al sistema, de igual manera yo no estoy autorizado a pedirle ningún tipo de información sensible, porque en este caso hasta podría perder mi empleo”. Como no aceptó la sugerencia, Juan le propone otra opción, por qué no se hacía a través de una videollamada, pero el supuesto estafador se niega. Finalmente el usuario, contestó que se le hacía muy raro e informal que le hablen por “Whatsapp” para un trámite de Hacienda y le indica que ya se enteró que es una forma de estafar y hasta le sugiere que cambien la modalidad, el hampón tácitamente le acepta y le dice que “tienen varias formas y no solo es esa”.