Editorial

lunes 16, julio 2018 • 12:00 am

Cuatro magistrados que fueron ejemplo de integridad

Compartir

Belarmino Jaime, Rodolfo González, Sidney Blanco y Florentín Meléndez, pasarán a la historia como cuatro hombres que sembraron las bases para la defensa de la institucionalidad democrática, la justicia independiente, la separación de poderes y la toma de conciencia de los derechos constitucionales de los salvadoreños.

Esos cuatro magistrados, que ayer culminaron su periodo de nueve años como miembros de la Sala de lo Constitucional merecen todo el respeto, agradecimiento y admiración de los salvadoreños. Sin ellos, muy probablemente no tendríamos la institucionalidad democrática que aún tenemos y probablemente, estuviéramos en un desastre político como el de Nicaragua o Venezuela.

Los cuatro magistrados fortalecieron el orden constitucional de manera nunca vista en la historia del país, aún a costa de amenazas y ataques inmisericordes de todos los sectores políticos. Siempre actuaron con independencia, imparcialidad, mucho valor, integridad, honestidad y una enorme responsabilidad.

Los nuevos magistrados electos deben seguir el camino andado por sus antecesores, desprenderse de todo compromiso partidario y de la tentación de convertirse en serviles de caudillos políticos o gobernantes de turno. La paz sin justicia independiente, no es paz. Jamás olviden eso.