Conectados

¿Cuánto vive el coronavirus en la ropa y cómo hay que lavarla?

Redacción Web/La Opinión

sábado 28, marzo 2020 • 7:00 am

Compartir

 

Según los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades por sus siglas en inglés), lo que se sabe por el momento es que el coronavirus se transmite a través de pequeñas partículas respiratorias que expulsan personas infectadas al toser o estornudar, no tanto por objetos y materiales contaminados. Pero este nuevo coronavirus sí puede sobrevivir horas o incluso días en según qué materiales.

Un reciente estudio publicado en el “New England Journal of Medicine” concluye que el virus puede sobrevivir y resultar infeccioso durante horas en aerosoles e incluso días en superficies como el acero inoxidable o el plástico.

¿Cómo desinfectamos la ropa que llevamos puesta?

El estudio mencionado no abordó la supervivencia del virus en la tela, pero entre las recomendaciones para el aislamiento domiciliario de las personas con síntomas leves, algunas administraciones de Sanidad como la española recomienda lavar la ropa a una temperatura superior a los 60 grados y no sacudir las prendas, ni las propias ni de enfermos, sino introducirlas en una bolsa hermética. Después, claro está, hay que lavarse las manos.


Según informa el HuffPost, Robert Amler, decano de la Facultad de Ciencias de la Salud del New York Medical College y antiguo jefe ejecutivo de los CDC asegura que la ontinuidad del virus en la ropa depende del tejido y su porosidad. En cualquier caso, conviene lavarlos a alta temperatura.

¿Cómo hay que lavarla?

Rodney E. Rohde, presidente y catedrático de Diagnóstico clínico de la Universidad Estatal de Texas, recuerda la importancia de lavar la ropa en agua caliente. También señala lo importante que es el uso de un detergente efectivo.

“Mi consejo es el uso de un detergente que contenga una solución de lejía, ya que a los virus les va fatal ese ambiente”, explica.

Dado que el objetivo es impedir la exposición al coronavirus, lo más recomendable es que te te cambies de ropa nada más regresar a casa.