De acuerdo con el Purpose Tracker de Porter Novelli, 88% de los empleados consideran que las empresas para las que trabajan deben buscar un impacto más allá de solamente hacer dinero. Porter Novelli lanzó recientemente la décima ola del Purpose Tracker, un estudio quincenal que rastrea la evolución de las percepciones de distintas audiencias sobre los temas vigentes, incluido covid-19.

Opinión

¿Cuáles son las expectativas de los empleados durante la crisis?

Sherman Calvo / Empresario

lunes 28, septiembre 2020 • 12:00 am

Compartir

De acuerdo con el Purpose Tracker de Porter Novelli, 88% de los empleados consideran que las empresas para las que trabajan deben buscar un impacto más allá de solamente hacer dinero. Porter Novelli lanzó recientemente la décima ola del Purpose Tracker, un estudio quincenal que rastrea la evolución de las percepciones de distintas audiencias sobre los temas vigentes, incluido covid-19.

Continuando con esta serie de estudios que inició en marzo, una cosa se ha mantenido a través de cada uno de ellos: los empleados deben ser un grupo prioritario en el que las empresas se deben fijar – no solamente durante las crisis, sino siempre. Este momento de crisis ha dejado claro que los empleados deben ser perennemente una audiencia central para los líderes de las empresas, siendo un componente crítico del ecosistema empresarial.

Es el mandato de las empresas poner a los empleados en primer lugar. Y el mundo reconoce esto. Ahora, más que nunca, las empresas no sólo deben proteger la salud y la seguridad de los empleados, sino permitirles prosperar mientras trabajan desde sus hogares.

Algunos de los datos más relevantes del estudio son: El 93% de los empleados hoy creen, más que nunca, que las compañías deben liderar con propósito. Esto significa que los empleados entienden que el objetivo de las empresas debe ir más allá que hacer dinero. El 88% considera que no es aceptable que las empresas únicamente se preocupen por hacer dinero, las empresas deben impactar a la sociedad también.

El 81% de los empleados encuestados creen que la pandemia del coronavirus forzará a las empresas a actuar más responsablemente en el largo plazo (por ejemplo, creando programas y políticas para proteger a los empleados, ayudar a la comunidad y al medio ambiente).

Casi 9 de cada 10 (88%) empleados hoy en día dicen que trabajar para una empresa con un propósito claro es más importante que nunca. Trabajar es más que cobrar un sueldo, es ser valorado, respetado y protegido.


Para las empresas que involucran a los empleados en su trayectoria hacia liderar con propósito y valores, los beneficios van más allá de atraer y retener al talento, existen beneficios en productividad y en la intención de los empleados de hablar de la empresa y compartir la visión de la misma con otras audiencias. Las empresas con este enfoque tendrán una fuerza de trabajo más inspirada (90%), motivada (89%) y productiva (85%). Además, los empleados son más leales (89%) y recomendarían su empresa a otros (92%).

El 66% dice que la pandemia ha hecho que los empleados se interesen más en cómo la compañía para la que trabajan actúa. El 61% investigaría más hoy que en el pasado, qué está haciendo la empresa para ser responsable. El 48% dice que las acciones que las empresas dicen que están tomando para enfrentar los temas de justicia social, no están alineadas con las acciones internas. Otras investigaciones revelan que seis de cada diez encuestados, respondió que sus habilidades digitales mejoraron en la cuarentena. Además, el 69% está buscando nuevas habilidades digitales en la nueva normalidad.

Ahora, entre los grupos y equipos de trabajo se espera que la comunicación mejore mucho más y que exista empatía entre colaboradores, pues los meses de cuarentena han implicado cambios y fusiones significativas entre las rutinas personales y de trabajo. Los líderes deben generar espacios de escucha a los colaboradores en momentos difíciles, como el que hoy enfrenta el mundo.

La capacitación es otro pilar de las futuras expectativas de los empleados y empresas después de la pandemia. Además de lo digital y tecnológico, los equipos se dieron cuenta de que requieren de otras capacidades para lograr sus objetivos en medio de la crisis.

En consecuencia a la pandemia, la salud en el trabajo es y será otro enfoque importante para empleadores y empleados. Se deben garantizar medidas de salud durante el trabajo en casa, así como protocolos de bioseguridad en la oficina. Finalmente, la flexibilidad en los horarios, en la forma de hacer las cosas y en el relacionamiento juegan un papel importante, pues así los empleados pueden elegir desde qué lugar trabajar y cómo hacerlo, sin descuidar sus objetivos, manteniendo el foco en lo que la organización espera de ellos.