El Gobierno ha instalado cercos sanitarios en Metapán, el Puerto de La Libertad, Corinto, San Francisco Gotera y Santa Rosa de Lima.

Nacionales

¿Cuál debe ser el criterio para imponer cordones sanitarios? Un análisis del médico epidemiólogo, Alfonso Rosales, nos acerca a los criterios que el Gobierno debería considerar para instalar los cercos sanitarios en los lugares de rebrotes.

Dr. Alfonso Rosales / Médico epidemiólogo

lunes 28, septiembre 2020 • 6:05 pm

Compartir

En el 2014, un cordón sanitario fue impuesto en un área de Liberia, África Occidental, para tratar de contener la epidemia de Ébola. La restricción en la movilidad de la gente habitando esa zona, desencadenó una crisis humanitaria.

La ruptura del transporte de alimentos creó una crisis alimentaria y el apiñamiento de la gente creó las condiciones perfectas para que el virus aumentara su circulación. El resultado fue un desastre en la salud pública de la población de ese país. El número de infecciones y muertes debido al virus del Ébola aumentó exponencialmente en el área geográfica acordonada.

Las restricciones en la movilidad de las personas tanto entre países como en los países a lo interno, ha sido una parte importante en la respuesta a la pandemia de covid-19.

Como señalamos anteriormente en un artículo publicado en este periódico, las restricciones de movimiento con el fin de contener la transmisión de un agente infeccioso deben de ser analizadas, planificadas y ejecutadas cuidadosamente, debido a su potencial efecto negativo, no solo aumentando la transmisión de un virus o agente infeccioso, sino por sus efectos devastadores en la economía y medios de subsistencia de las poblaciones afectadas.

5Cercos sanitarios Ha instalado el Gobierno en igual número de municipios, a lo largo de la pandemia por el coronavirus.

Al final, el objetivo último del cordón sanitario y cualquier otra medida de restricción de movimiento es disminuir la difusión de la enfermedad y su número de casos y de muertos.

¿Cuándo son efectivas estas medidas de restricción de movimiento como el cordón sanitario para contener un brote epidémico?

Para poder contestar esta importante pregunta, debemos incluir en nuestro análisis varios factores. Primero, las restricciones de movimiento son útiles cuando el movimiento es de una zona con alto grado de infección hacia una zona de bajo grado de infección.


Esto se vuelve muy difícil cuando tenemos una circulación comunitaria generalizada en grandes extensiones territoriales.  Como es el caso de la epidemia de covid-19 en El Salvador.

Segundo, otro factor importante es la magnitud del movimiento entre ambas zonas. Dependiendo de la intensidad de movimiento de una zona de alto riesgo a una zona de bajo riesgo, así será la velocidad de la difusión de la enfermedad.

La imposición de restricciones de movimiento disminuirá la velocidad a la cual la enfermedad se disemina de su foco original.

En Santa Rosa de Lima se instaló el último cordón sanitario que se levantó la noche del domingo, según el presidente de la República, Nayib Bukele. / Cortesía.

Tercero, necesitamos también considerar la densidad poblacional de las zonas en cuestión y su riesgo comunitario-específico de infección.

La magnitud de la densidad poblacional es probablemente uno de los factores más importantes a tomar en cuenta. Comunidades de alta densidad poblacional tienen un mayor riesgo de mayor diseminación del agente infeccioso, y en la mayoría de los casos la imposición de cordones sanitarios en lugares altamente densos termina produciendo un mayor número de casos, debido a la restricción del movimiento que aumenta la vulnerabilidad de la persona sana.

Así mismo se tiene que tomar en cuenta el riesgo comunitario especifico de infección, que esta determinado por atributos propios de la población como su nivel de ingresos, niveles de educación, accesos a los servicios de salud, y prácticas culturales.

Analizando estos atributos se puede clasificar a las comunidades como de alto y bajo riesgo.

Movimiento ilimitado entre dos comunidades aumenta el numero de casos secundarios en comunidades de bajo riesgo, pero reduce el tamaño final de la epidemia.

En contraste, la imposición de un cordón sanitario alrededor de una comunidad de alto riesgo y con un brote epidémico, reduce el número de infecciones secundarias en la comunidad de bajo riesgo, pero aumenta el tamaño final de la epidemia.

Es decir, si al ocurrir un brote epidémico en esta comunidad de alto riesgo, se impone un cerco sanitario, la gente adentro tendrá más probabilidad de adquirir la infección. O sea, la transmisión del agente patógeno se incrementa por el encierro de la población y el número de infectados será mayor que si hubiese permitido el libre tránsito.

 

La aplicación de criterios epidemiológicos para la imposición o no de cordones sanitarios no incluye el criterio de la tasa de PCR positivos, como sugerido por las declaraciones del señor ministro de salud:identificamos un 18.2% de casos en el tamizaje, 182 muestras positivas de un total de mil…y nos obliga a un cerco sanitario” (Diario El Mundo 23 de septiembre).

La evidencia científica nos indica que los cordones sanitarios solamente son efectivos cuando incluyen espacios geográficos pequeños (10-20 casas). Cuando se han implementado en áreas grandes como una colonia, ciudad, municipio, o país, han sido desastrosos.