Colombia e Inglaterra cruzan sus ilusiones este día en Moscú, en unos octavos de final del Mundial que ambas selecciones afrontan reforzadas por su trayectoria en la fase de grupos y convencidas de que se encuentran ante una oportunidad histórica.

Guía Mundialista

Cruce de ilusiones

Redacción Deportes

martes 3, julio 2018 • 12:00 am

Compartir

Colombia e Inglaterra cruzan sus ilusiones este día en Moscú, en unos octavos de final del Mundial que ambas selecciones afrontan reforzadas por su trayectoria en la fase de grupos y convencidas de que se encuentran ante una oportunidad histórica.

La tercera presencia colombiana en la segunda ronda -tras Italia 1990 y Brasil 2014- vuelve a alimentar los sueños de gloria del conjunto de José Pekerman.

Pero, si hace cuatro años, el conjunto cafetero supo aprovechar el bajón moral de Uruguay, al que le acababan de comunicar la sanción a Luis Suárez, para imponerse en el Maracaná, ahora se enfrenta a un equipo reforzado anímicamente, que se cree capaz de todo.

Este equipo inglés de Gareth Southgate, el tercero más joven del torneo con 26 años de promedio, ha cambiado el estado de ánimo de un país que hace tan sólo dos años vivió su momento más bajo, cuando Islandia le ridiculizó en la Eurocopa.

Southgate llegó al banquillo como un interino para cuatro partidos que lo hizo tan bien que se ganó el puesto fijo. Y de la mano del exdefensa, Inglaterra no sólo ha rejuvenecido su equipo, sino que ha crecido hasta volver a pensar en el título.

Buena parte de la culpa la tiene Harry Kane, convertido en el goleador del Mundial y, además, en el líder que Inglaterra tanto ha echado de menos.


Para este compromiso, Colombia llega con la defensa apuntalada, con Ospina recuperando su mejor nivel y la dupla Davinson-Mina totalmente asentada en el eje de la zaga, Carlos Sánchez recuperado para la causa, Quintero ejerciendo de ‘10’ y Falcao arriba, la única -e importante- duda es saber si James Rodríguez llegará a tiempo.

Por su parte, Southgate probablemente retornará al once que alineó en la primera jornada, con el regreso de Delle Alli, que ya está recuperado de los problemas musculares en un muslo que le apartaron de los dos encuentros previos.