El Salvador está estancado en la libertad económica que ofrece a las empresas por factores como el alto costo del crimen, la debilidad del sistema legal y el tamaño del gobierno, según revela el reporte Libertad Económica del Mundo, del canadiense Instituto Fraser.

Economía

Crimen, principal obstáculo a libertad económica en el país

Uveli Alemán

jueves 27, septiembre 2018 • 12:01 am

Compartir

El Salvador está estancado en la libertad económica que ofrece a las empresas por factores como el alto costo del crimen, la debilidad del sistema legal y el tamaño del gobierno, según revela el reporte Libertad Económica del Mundo, del canadiense Instituto Fraser.

El informe de 2018 coloca a El Salvador en la posición 67 de 162 economías consideradas dentro del índice de libertad económica, con una calificación de 7.15 sobre la base de 10 puntos. Para este año, avanza dos puestos en el ranking mundial comparado al indicador de 2016, cuando se colocó en el peldaño 69.

No obstante, el país aún no se recupera de la caída que tuvo en el 2010, cuando pasó de ocupar la posición 32 a nivel global, con una nota de 7.47; hasta el puesto 54, con una puntuación de 7.21.

Aunque el estudio corresponde a 2018, los resultados se basan en datos de 2016, debido a que éste es el año más reciente con estadísticas comparables entre países.

A partir de informes de competitividad y negocios del Foro Económico Mundial (FEM), el Grupo del Banco Mundial (GBM) y otros organismos multilaterales, el Instituto Fraiser evalúa el tamaño del gobierno, el sistema jurídico y garantía de los derechos de propiedad, solidez monetaria, libertad de comercio internacional y regulación, para determinar la libertad que tienen las empresas de realizar negocios.

Dentro de todos estos elementos, el peor evaluado en El Salvador es el sistema legal y la garantía del derecho a la propiedad, que pasó de un 3.70 a un 3.58, principalmente afectado por la caída dramática en la percepción del costo que tiene la criminalidad para las empresas.


Según el Reporte Global de Competitividad del FEM, retomado por el Instituto para la elaboración del índice, las empresas salvadoreñas consideran que la incidencia del crimen y la violencia impone altos costos a la realización de negocios, más que en cualquier otro país de la región.

Este año, el reporte refleja una nota de 0.78 de 10 en este apartado, una caída de 0.55 puntos en relación al año anterior, en que el país acumuló 1.33 de nota. La constante ha sido, sin embargo, mantener puntos debajo de 1.50 desde el 2000.

La confianza en la policía, las cortes imparciales, el reforzamiento de contratos y el respeto al derecho de la propiedad, también se devaluaron dentro del informe; además de otros elementos como el tamaño de gobierno, es decir, el consumo que hace el Estado en transferencias, subsidios, tasas impositivas e inversiones.

En solidez monetaria subió a 9.81 puntos de 9.58, en acceso al comercio internacional llegó a una calificación de 7.68, 0.02 arriba del 7.66 de 2015 y en regulación obtuvo 6.24.

 

Resultados regionales

El Salvador resultó este año como el segundo peor evaluado en  libertad económica de la región centroamericana, solo por detrás de Honduras, que ocupó el peldaño número 70.

Centroamérica está liderada por Guatemala, que ocupa la posición 23 a nivel global. Panamá se ubica en la 27, Costa Rica en la 33, y Nicaragua ocupa la 54.