El Salvador retiró el medicamento de su protocolo de atención a pacientes. / DEM

Nacionales

COVID-19: Uso de cloroquina en su tratamiento

Dr. Alfonso Rosales / Epidemiólogo

jueves 28, mayo 2020 • 12:04 am

Compartir

El primer conocimiento que hay que alumbrar, es la conciencia de nuestro desconocimiento. Hoy mas que nunca esa máxima del famoso Sócrates aplica en nuestro diario estudio del nuevo coronavirus. El profesor Mandeep Mehra, publicó en la revista científica del Lancet el 22 de este mes, un estudio (Mehra et al., Lancet 22 May 2020) que concluía que el uso de la cloroquina sola o en combinación con otros medicamentos (macrólidos) no producía ningún beneficio en el tratamiento del COVID-19, y aún más, confirmaba que su uso estaba asociado a un aumento de la posibilidad de arritmias cardíacas. Este artículo generó mucho ruido, incluso en nuestro país.

Pero la historia no termina aquí. El día 23 de mayo, Cochrane, revista científica líder a nivel mundial de estudios sistemáticos, publico una revisión dirigida de todos los estudios al momento realizados sobre la hidroxicloroquina o cloroquina y su efecto en el tratamiento para el COVID-19 (Targeted update: safety and efficacy of hydroxychloroquine or chloroquine for treatment of COVID-19).

Sus resultados concluyeron que la evidencia producida por estudios, ya sean ensayos de control aleatorizados (randomized control trials) o estudios cuasiexperimentales, demostraban poca o ningún beneficio en su uso para el tratamiento del COVID-19, sin embargo, esta evidencia era de muy baja certeza.

Igualmente, la revisión mostró poca o ninguna diferencia en la mortalidad, cuando se comparaba el uso de la cloroquina con cuidados estandarizados en el manejo de la enfermedad, pero también esta evidencia mostraba muy baja certeza, así como la evidencia sobre efectos adversos que este medicamento pudiese provocar en pacientes de COVID.

En resumen, esta revisión sistemática de todos los estudios realizados hasta el momento sobre la cloroquina, básicamente nos dice que hasta el momento no hay evidencia con certeza suficiente para emitir un juicio sobre su uso o no en el tratamiento para el COVID-19.

Por ello, la universidad de Oxford, en el Reino Unido, quien al momento es el líder académico en el estudio de tratamientos para el COVID (RECOVERY Trial), anunció el día 24 de mayo que continuaría reclutando pacientes en el estudio clínico que realizan para obtener evidencia sobre la efectividad de la cloroquina en el tratamiento del COVID-19.

Al momento se cuentan muchos países que, con la desesperación de encontrar algún rayo de luz en la lucha contra el virus, han autorizado el uso de este medicamento para su tratamiento. Incluso, el ya famoso tratamiento “Catracho” que se adjudica una substancial disminución de mortalidad por COVID en el hermano país de Honduras, incluye este medicamento.

La comunidad científica médica está consciente que al momento nos encontramos prácticamente con una banda sobre los ojos, pues el agente infeccioso es nuevo, no lo conocemos lo suficiente para saber como manejarlo lo mejor posible. Por ello, y por la emergencia se están utilizando tratamientos igualmente novedosos, uno de los cuales es la cloroquina.

Algunos funcionarán, otros no. Lo que si sabemos es que no nos podemos quedar con los brazos cruzados, observando como el virus destruye, no solo vidas, sino también nuestra forma de vivir.

 

Perfil

El Dr. Alfonso Rosales es salvadoreño, graduado de la facultad de Medicina de la Universidad de El Salvador y con un postgrado en Medicina Tropical y Salud Pública de la Universidad de Tulane en New Orleans, EE.UU. Actualmente labora para World Vision en Washington. Ha tenido una amplia experiencia en América Latina, África y el sudeste asiático. Lideró la respuesta que su institución dio a nivel regional contra el Zika en el 2016.