Costa Rica y El Salvador son los países más afectados por el covid-19 en cuando a la situación fiscal. /DEM

Economía

Costa Rica cierra 2020 con abultado déficit fiscal aunque mejor a lo esperado El déficit fiscal cerró en 8.3 % del PIB costarricense, un nivel no visto en el país centroamericano desde 1980.

AFP

martes 19, enero 2021 • 9:30 am

Compartir

Costa Rica cerró el año 2020 con un déficit fiscal de 8.3 % del Producto Interno Bruto (PIB), el más alto de las últimas décadas aunque inferior a la proyección oficial, anunció este lunes el gobierno.

El ministro de Hacienda, Elian Villegas, indicó que un esfuerzo de contención de gastos permitió que el déficit fuera casi un punto porcentual menor al 9.2 % del PIB proyectado por el Banco Central.

"Como representante del Poder Ejecutivo agradezco el compromiso de actores políticos, sociales y económicos de la sociedad costarricense, sin cuyo aporte habría sido imposible alcanzar los resultados fiscales que hoy presentamos", dijo Villegas en una videoconferencia.

La cifra fue dada a conocer en momentos que el país negocia un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que le abriría las puertas a recibir el financiamiento que requiere para cuadrar sus cuentas. Este acuerdo obligaría al país a adoptar medidas de ajuste para eliminar el abultado déficit fiscal.

39AñosEl déficit fiscal de Costa Rica quedó en el nivel más alto de los últimos 39 años.

Costa Rica cerró 2019 con un faltante fiscal de poco más de 6 % del PIB, luego de que en octubre de 2018 puso en vigor un plan que incluyó nuevos impuestos para contener la brecha.

Sin embargo, la pandemia de la covid-19 echó por tierra sus esfuerzos, al aumentar los gastos públicos para atender la emergencia sanitaria y social, mientras el cierre de la economía redujo los ingresos del Estado.


La última vez que el país registró un déficit fiscal de esa magnitud fue en 1981, cuando alcanzó 9.1 % del PIB.

El gobierno anunció también que el déficit primario, que excluye el servicio de la deuda, alcanzó 3.5 % del PIB, por debajo del 4 % proyectado por el Banco Central.

La deuda del gobierno central alcanzó 69.7 % del PIB, ligeramente abajo de la previsión inicial de 70.1 %.