El Mundo

Corte Penal Internacional anuncia exámenes preliminares por crímenes en Venezuela

AFP

jueves 8, febrero 2018 • 6:23 am

Compartir

 

La investigación sobre la muerte de Linas Rumsas, hijo del que fuera ciclista profesional Raimondas Rumsas, condujo este jueves a seis arrestos en el seno de su antiguo equipo, Altopack Eppela, una de los principales equipos amateurs de Italia, anunciaron las autoridades.

La policía registró varios locales situados en Lucques y arrestó al propietario del equipo Luca Franceschi y al antiguo director deportivo Elso Frediani, así como al farmacéutico Andrea Bianchi y el antiguo entrenador Michele Viola, sospechosos de dar a los ciclistas sustancias prohibidas sin prescripción médica.

Todos han sido puestos en arresto domiciliario, a la espera de que continúe la investigación, que concierne a otras 17 personas.

El presidente de la formación habría forzado a los ciclistas, entre ellos algunos particularmente jóvenes, a consumir productos dopantes, entre ellos hormonas de crecimiento y antidolores a base de opiáceos.


La unidad antidopaje de Lucques fue constituida tras la muerte en circunstancias sospechosas de Linas Rumsas, gran esperanza del ciclismo lituano y corredor del Altopack-Eppela, víctima de una crisis cardiaca en mayo de 2017 con apenas 21 años.

"En las semanas precedentes a su muerte, logró excelentes resultados, muy superiores a los precedentes, en carreras particularmente difíciles, por lo que sospechamos que su muerte esté ligada al uso de drogas no autorizadas", explicó la policía italiana en conferencia de prensa.

"La investigación ha revelado la existencia de un sistema que buscaba facilitar el dopaje", añadió.

Para las autoridades, Franceschi "fichó a los corredores más prometedores y les empujó a tomar drogas, entre ellas EPO en microdosis".

En enero, Raimondas Rumsas junior, hermano mayor de Linas Rumsas, fue suspendido cuatro años por un control positivo por una hormona de crecimiento.

Raimondas Rumsas, que fue descalificado en el Giro de Italia 2003 por un control positivo de EPO, y su esposa fueron condenados en enero de 2006 a cuatro meses de prisión provisional por importación ilegal de medicamentos que podían ser utilizados como productos dopantes.