Cortesía de Ministerio de Economía.

Economía

Corea del Sur seducida por las pupusas salvadoreñas El restaurante "Torogoz" sirve en Seúl el mundialmente famoso platillo salvadoreño y su popularidad sube como la espuma del chocolate.

Javier Maldonado - Redacción Internacionales

jueves 22, febrero 2018 • 6:47 pm

Compartir

En un exclusivo barrio de Seúl, en Corea del Sur, las pupusas son tan populares que su fama ha hecho que el restaurante "Torogoz" sea un lugar del nadie puede resistirse.

Este negocio familiar que sirve sabores salvadoreños comenzó a operar hace un año con un menú que incluye las diferentes combinaciones de pupusas, y bebidas tan populares en El Salvador como la horchata.

Jong-Gu, uno de los miembros de la familia que fundaron "Torogoz" en el barrio de Gangnam, cerca de la Estación de Nonhyon, está convencido que es la única pupusería que opera en este país asiático y que es administrada por una familia coreana.

El empresario detalla que si un salvadoreño va a a Seúl podrá encontrar en su restaurante pupusas de chicharrón, revueltas y de queso, las cuales gozan de una gran aceptación entre los consumidores coreanos.

Pero la llegada de las pupusas tampoco escapan a la fusión de la comida coreana. El "Kimchi", una preparación fermentada elaborada a base de vegetales sazonados y que es muy similar al curtido salvadoreño es servida como una perfecta guarnición para las pupusas, lo hace todavía más interesante la oferta culinaria en el "Torogoz"..

En la zona abundan los restaurantes que ofrecen una diversidad de platillos de la tradicional cocina coreana, los cuales van desde la carne de cerdo originaria de la isla de Jeju hasta la sopa al estilo “changuk” que es una sopa fría, que la sirven con trozos de hielo; sin embargo, resulta interesante ver como entre todos ellos, destaca este rinconcito sazonado al buen estilo salvadoreño.


¿Cómo llegaron las pupusas a Seúl?

Jong-Gu explica que sus padres vivieron por cuatro años en El Salvador y así aprendieron a degustar los platillos típicos de El Salvador, principalmente las pupusas. Por ello, no es extraño encontrar en el menú de este restaurante un buen café salvadoreño o bebidas como la horchata, la cebada y hasta el atol de elote.

El lugar se ha convertido también en uno de los más frecuentados por los cerca de 50 profesionales salvadoreños que integran la comunidad de connacionales en Seúl, a donde han llegado las pupusas para calmar la distancia con su terruño.