Nacionales

Condenas de hasta 30 años de cárcel por fingir operativos policiales  De los nueve casos de robo que les atribuían, solo cuatro fueron esclarecidos, para los demás no hubo cómo vincular a los acusados.

Jaime López

jueves 14, octubre 2021 • 6:11 pm

Compartir

El Juzgado Especializado de Sentencia “C”, de San Salvador, condenó hoy a penas de tres, 10 y 30 años de prisión  a cuatro procesados, tras formar parte de una estructura que fingían operativos policiales, ingresaban a negocios o viviendas y robaban dinero y artículos de valor.

Jorge Adonay Martínez Martínez fue el imputado que recibió la pena mayor de 30 años de prisión, tras ser hallado culpable de tres robos cometidos en La Libertad y La Paz, diez años por cada uno, afirmó el juez.

Por un caso de robo cometido en Sonsonate fue condenado Víctor Molina González a diez años de cárcel, mientras que a Reina Rosa Rivas y Cristian Martínez Ramos a tres años de prisión, por el delito de uso y tenencia de documentos falsos, pena que les fueron reemplazadas por trabajo de utilidad pública.

Entre tanto fueron absueltos por falta de pruebas René Wilfredo Artiga, Saúl Enrique Villatoro, Calero Cruz Fuentes, Wilmar Reyes del Cid y Gabriel Platero.

Para Fiscalía fue trascendental que el juez diera validez a los testigos y emitiera un fallo de condena para cuatro imputados por tres robos agravados y dos por uso y tenencia de documentos falsos”. Fiscal del caso. 

Asimismo, aseveró que estaba “medianamente satisfecha” con el fallo judicial, ya que hay  absoluciones que valorarán en apelaciones por presentar.

A pesar de que en un inicio del juicio se habló de una estructura dedicada al robo, al final, el juzgador negó que se haya evidenciado que todos los hechos se dieron alrededor de una sola agrupación delictiva.

Era como cuando uno de ellos tenía conocimiento de un hecho de dinero por cometer en empresa o vivienda, lo que hacía que se reuniera al grupo vía telefónica para irlo a consumar”. Fiscal del caso. 

Algunas veces llegaban simulando ser agentes de la Policía, y aunque no lo eran, ingresaban y robaban, además montaban controles vehiculares, se hacían pasar por policías, y una vez que la víctima paraba el automotor, le robaban.

La banda operaba en diferentes puntos desde 2016 en La Paz, Cuscatlán, Sonsonate, La Libertad entre otros.