Nacionales

Condenan a dos expolicías por asesinato de investigador de la Deco El inspector Elio Francisco López fue condenado moralmente por encubrimiento sin pena de cárcel, pero por tratarse de su hermano, quien mató al investigador de la DECO, no estaba obligado a declarar.

Jaime López

martes 12, octubre 2021 • 5:19 pm

Compartir

El Tribunal Sexto de Sentencia de San Salvador encontró culpable a dos de cuatro procesados por el asesinato del investigador de la División Élite contra el Crimen Organizado, (Deco), Francisco Noel Herrera Merlos, un hecho registrado en una vivienda situada en cantón El Carmen, en la colonia Escalón, el 19 de octubre de 2019.

La pena mayor de 15 años por homicidio simple fue impuesta a Carlos Eléazar Ramírez Aguilar, hermano del inspector Elio Francisco López Aguilar, también procesado por fraude procesal y tenencia de armas de guerra.

En cuanto a López Aguilar, el tribunal estimó que no habían elementos suficientes para atribuir el delito de tenencia de arma de guerra y decidió absolverlo.

Sin embargo, el tribunal declaró culpable a López Aguilar por el delito de encubrimiento, pero por el nexo familiar con el principal acusado, no le impuso ninguna pena.

El tercer procesado, Daniel Isaac Castillo Recinos, fue condenado a dos años de prisión por el delito de encubrimiento y le fue reemplazado por trabajo de utilidad pública.

Mientras Manuel de Jesús Valenzuela fue absuelto, tras no haber prueba que lo incrimine en esos hechos que terminaron con la vida del investigador Herrera Merlo.

De todas las  pruebas, el Tribunal Sexto de Sentencia valoró las declaraciones indagatorias rendidas por Ramírez Aguilar, tras afirmar que el día de los hechos ató de los pies a la víctima no para acabar con su vida sino para controlarlo tras haberse pasado de copas y propiciaba un ambiente hostil, pero luego lo soltó y de ahí, ya no supo qué pasó.

El problema fue que en los allanamientos le encontraron una prenda con sangre y al hacerle prueba de ADN resultó positiva al investigador Herrera Merlos.

Frente a esa prueba, el juez restó credibilidad al dicho de Ramírez Aguilar y lo sentenció por homicidio simple.

Mientras Castillo Recinos, quien era acusado de disparar al detectarle residuos de plomo en sus manos, en su defensa afirmó que ese día había permanecido en un polígono de tiro, disparando.

No negó haber departido con la víctima y los imputados, pero que él se mantuvo al margen de los hechos contra el investigador Herrera Melos.