Hasta penas de 184 años de cárcel fueron las condenas que impuso el Juzgado Especializado de Sentencia "B" a 18 personas acusados de asesinar pandilleros, en la zona occidental del país.

Nacionales

Condenan a cinco policías por matar pandilleros en occidente

Iliana Cornejo con reportes de Juan Carlos Vásquez

viernes 9, febrero 2018 • 5:53 pm

Compartir

Hasta penas de 184 años de cárcel fueron las condenas que impuso el Juzgado Especializado de Sentencia "B" a 18 personas acusados de asesinar pandilleros, en la zona occidental del país.

La Fiscalía General de la República acusó a 21 procesados por 10 homicidios agravados, una privación de libertad, dos homicidios tentados y un robo, sin embargo, condenó por nueve homicidios agravados, una privación de libertad, un homicidio tentado y el robo.

Lea también: Acusados de sicariato dicen que son víctimas

Entre los 18 condenados, cinco son agentes policiales y un motorista de la Policía Nacional Civil. Se trata de los agentes Elmer Aníbal Rodríguez Torres, Fidel Antonio Galán Hernández y Víctor Manuel Gonzáles Cuellar, el cabo Gerardo Aníbal Rivas Morales, el sargento Nelson Alfredo Lule Zepeda, y el motorista de la PNC, Joaquín Arévalo.

“Sirio” fue el único testigo de la Fiscalía General de la República y en el juicio expresó que a mediados de mayo de 2014 se dirigió junto a cuatro de los cinco policías procesados y otro miembro de la estructura para asesinar al pandillero "Cacarico", y que habían salido de la casa de los hermanos Eduardo y José Ángel Castillo Calles completamente armados.

Le recomendamos: Policía refuta testimonio de “Sirio” en juicio de sicarios


Durante el juicio también declaró el agente, David Eliseo Chunico, quien dijo que al pandillero, alias “Cacarico”, fue él quien lo lesionó en un tiroteo, en el cantón San José Los Sitios, de Talnique, en La Libertad, contrario a lo que el testigo criteriado “Sirio” manifestó ante la jueza el pasado martes 16 de enero.

Según la Fiscalía, el modus operandi consistía en simular una intervención policial para sacar a la víctimas de sus casas y luego asesinarlas. Los delitos ocurrieron durante los años 2014 y 2015 en Armenia (Sonsonate), El Congo (Santa Ana), Sacacoyo, Ciudad Arce y Zapotitán (La L ibertad).