Política

¿Cómo se eligen magistrados de la Corte en El Salvador?: Fusades pide competencia y probidad

Yolanda Magaña

viernes 9, octubre 2020 • 12:51 pm

Compartir

La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) exhortó este viernes a que la ciudadanía de El Salvador esté atenta para exigir magistrados competentes, probos e independientes.

También, pidió a las instituciones a cargo de las distintas etapas de elección de magistrados a revisar, evaluar y filtrar a los candidatos, siendo transparentes en el proceso.

La próxima Asamblea Legislativa debe elegir a 5 magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para el periodo que inicia el 1 de julio de 2021 y concluye el 30 de junio de 2030.

El Consejo Nacional de la Judicatura publicó el 26 de septiembre de 2020 el registro especial de abogados elegibles para candidatos a magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

4,000aumentode cantidad de abogados elegibles respecto a 2018. Actualmente son 16,200 abogados elegibles.

¿Quiénes eligen a los magistrados?


  1. Primero, el Consejo Nacional de la Judicatura publica el listado de abogados elegibles.
  2. Luego, se realiza por parte de los abogados la elección de los candidatos postulados por las asociaciones de abogados del país, organizada por la Federación de Asociaciones de Abogados de El Salvador (Fedaes). De esta elección deben salir 15 candidatos.
  3. El CNJ elige otro grupo de 15 candidatos luego de un proceso de evaluación.
  4. Ambos listados, en conjunto 30 candidatos, se envían a la Asamblea Legislativa, que elige a 5 magistrados propietarios y 5 suplentes.

La Fusades señala que la cantidad de abogados "elegibles" ha aumentado pero que dicho carácter no garantiza la idoneidad de los abogados para dichos cargos.

Si bien hay miles de abogados que cumplen con los requisitos mínimos, muy pocos cumplen con el perfil para ser magistrado.

Fusades
Posición institucional.

El artículo 176 de la Constitución de la República exige "moralidad y competencia notorias" a los candidatos.

Sin embargo, también impone requisitos formales:

Haber desempeñado una magistratura de segunda instancia durante seis años o una judicatura de primera instancia durante nueve años.

O haber obtenido la autorización para ejercer la profesión de abogado por lo menos 10 años antes de su elección.