Marjorie Trigueros, investigadora, insta a propiciar seguridad política. / FUSADES

Política

Clima de negocios mejoró en 2019, pero está en riesgo por 9-F Fusades registró una mejora de casi seis puntos en el clima de inversión de El Salvador.

Gabriela Villarroel

jueves 20, febrero 2020 • 12:02 am

Compartir

El clima de inversiones en El Salvador está en su punto más alto durante los últimos 10 años, un escenario alentador que podría frustrarse por la escalada de tensión entre el Ejecutivo y el Legislativo, advirtió la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades).

En su Encuesta de Dinámica Empresarial, Fusades reveló que hay una mejora importante en la percepción del sector empresarial sobre la idoneidad del país para hacer negocios.

De los 443 empresarios entrevistados, un 43.3 % consideró que el clima como favorable y solo el 13.5 % tiene una percepción negativa.

El promedio de estas apreciaciones se coloca en un 29.9 % a favor del clima de inversiones.

“El clima de negocios ha mejorado, pero el reto es mantenerlo. La percepción es una cosa, pero la realidad es lo que importa: queremos que se traduzca en mayor inversión, empleo y generación de oportunidades”, aseguró Marjorie Trigueros, investigadora de Fusades.

Para la analista, aunque no se había visto una mejora tan pronunciada, “estos son datos al cierre del año y no se tomó en cuenta el impacto del domingo 9 de febrero”, cuando el presidente de la República, Nayib Bukele, irrumpió en la Asamblea Legislativa junto a elementos de la Fuerza Armada y la Policía Nacional Civil.


Los logros alcanzados en la percepción del empresariado, alertó, podrían “no concretarse si se mantiene el conflicto”.

“La certidumbre jurídica y la certidumbre política son fundamentales para que se vaya consiguiendo un ambiente de confianza”, afianzó.

A nivel internacional, la aprobación  del Presupuesto  2020 fue bien vista por calificadoras de riesgo, que vieron posible el diálogo entre el Ejecutivo y el Legislativo; sin embargo, “no se consideró lo que ocurría el 9 de febrero de este año”, recalcó.

 

Destacan seguridad

La delincuencia, aunque sigue alta, disminuyó su presión a la hora de hacer negocios, según la encuesta. Un 15.5 % la identifica como el mayor lastre para los salvadoreños; mientras la baja inversión creció a un 17 %.

El 2019 cerró con una reducción del 29 % en homicidios, “pero continúa el reto que sea sostenible y que todo lo que se haga en materia de seguridad ciudadana esté enmarcado en el respeto a la Constitución”, añadió Trigueros.

Con la toma de posesión de Bukele, destaca el informe, las políticas económicas erradas ya no figuraban como un factor que mina el clima de inversión; sin embargo, incrementó a un 10.3 % al cierre de 2019.