AFP

El Mundo

Centerares de personas protestan por la liberación del rapero Pablo Hasél

Redacción DEM

jueves 18, febrero 2021 • 8:48 am

Compartir

Centenares de personas  se concentraron martes y miércoles en varias partes de España para reclamar la puesta en libertad del cantante de rap Pablo Hasél quien fue arrestado este martes en Lleida.

En sus letras, el cantante se refiere al rey  Juan Carlos I como "mafioso" y un "borracho tirano" lo que le costó ser arrestado este martes por los Mossos d'Esquadra (la policía autonómica catalana) en la ciudad de Lleida, a unos 150 km de Barcelona.

Hasél también acusa con sus letras a la policía de "torturar" y "matar" a manifestantes y migrantes por lo que lo pasará en prisión los siguientes nueve meses por  los delitos de "enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona y a instituciones estatales".

Serie de protestas

Según medios internacionales las protestas las organizaron a través de  redes sociales, y estas no contaban con la aprobación del gobierno.

Los gritos más escuchados en la plaza madrileña fueron “nazi de día y de noche policía” y “aquí están los antifascistas”. Con pancartas en las que se podía leía: “Secuestrado por el Estado ¡Todos a la calle! ¡Conquistemos su libertad!” o “Pablo Hasél, Libertad. Fuera la Justicia Franquista”’.

La concentración fue en primer momento un ambiente festivo con cánticos que reclamaban la salida de prisión del rapero catalán.


El saldo de las protestas fue decenas de detenidos y varios heridos, entre policías y manifestantes.

En Madrid, al menos por cinco veces, un centenar de policías cargaron contra centenares de manifestantes que se concentran en el centro de Madrid para reclamar la puesta en libertad del cantante.

Ahí mismo la policía empleó porras contra los manifestantes, que a su vez respondieron con golpes a los agentes. Los enfrentamientos entre los policías y grupos de manifestantes se concentraron en un primer momento frente a la Real Casa de Correos, sede de la Comunidad de Madrid, en la Puerta del Sol.

En Madrir ocurrieron al menos 14 detenciones.

Los disturbios volvieron por segundo día consecutivo a Cataluña,  donde los manifestantes ponían barricadas e incendiaban mobiliario urbano.

En Girona también se registraron lanzamientos de botellas de vidrio y pirotecnia en la zona de la Subdelegación del Gobierno.