Obispos de todo el país acudieron a la misa solemne en la catedral de San Miguel. / DEM

Nacionales

Católicos migueleños celebran a su patrona, la Virgen de la Paz

Rosa Fuentes / Azucena Henriquez

jueves 22, noviembre 2018 • 12:00 am

Compartir

Millares de católicos migueleños y de diferentes partes de El Salvador asistieron este miércoles a la misa patronal en honor a la Reina de la Paz, que fue celebrada por monseñor Fabio Colindres, quien estuvo acompañado por el cardenal Gregorio Rosa Chávez y otras autoridades de la iglesia católica.

Monseñor Colindres recordó el reciente nombramiento de San Oscar Romero, recalcando que su memoria y su legado no deben ser usados para fines políticos.

“Quitemos los prejuicios, Monseñor Romero no es un fanático de la verdad, es un Santo de Dios”, subrayó Colindres.

El obispo exhortó a los migueleños a retomar sus tradiciones religiosas al expresar: “Migueleños que se han alejado de la Iglesia, que han perdido la devoción a la Reina de la Paz, pido de corazón que vuelvan, que los estamos esperando”, dijo a los feligreses.

El obispo también pidió oraciones para los migrantes que van en las caravanas rumbo a los Estados Unidos.

El candidato arenero, Carlos Calleja asistió junto a su esposa Andrea y Carmen Aída Lazo. / DEM


Los fieles católicos, con fe y mucho fervor, rindieron tributo a su patrona de quien esperan la intercesión para que la paz llegue a El Salvador.

El sacerdote Víctor Rubio, asegura que la fiesta a la Reina de la Paz, tuvo una respuesta positiva, pues la Catedral Basílica fue abarrotada de feligreses.

Rubio lamentó la ausencia del gabinete de gobierno y altos funcionarios, como los diputados que no asistieron al importante acto religioso.

Sin embargo, a la ceremonia que duró más de dos horas, asistieron dos candidatos presidenciales: Carlos Calleja, de ARENA, quien llegó acompañado por su esposa Andrea y su compañera de fórmula, Carmen Aída Lazo. También asistió el aspirante presidencial del FMLN, Hugo  Martínez.

El candidato del FMLN, Hugo Martínez, junto al alcalde Miguel Pereira y su esposa Rubidia. / DEM