El canciller y los diputados visitarán nuevamente a congresistas para gestionar una alternativa legislativa al posible vencimiento del TPS para los salvadoreños. / DEM

Política

Canciller ve cálculo político sobre el TPS

Gerson Chávez

miércoles 15, noviembre 2017 • 12:01 am

Compartir

El canciller de la República, Hugo Martínez, reprocha que la clase política salvadoreña utilice la incertidumbre sobre el Estatus de Protección Temporal (TPS) “con cálculo político” y favorecerse electoralmente.

El Salvador espera que Estados Unidos prorrogue el TPS que actualmente beneficia a 190,000 salvadoreños. La semana pasada, el beneficio migratorio fue eliminado a Nicaragua y la decisión fue pospuesta seis meses para los ciudadanos de Honduras.

“No quisiera sumarme a esas voces que quieren abordar este tema con un cálculo político, manejando ciertos enfoques, preguntando por qué no se hace eso, por qué no se hace lo otro. Yo invitaría a todos a que nos sumemos a una gestión en conjunto por el TPS”, pidió el diplomático. Relató que personalmente le ha pedido a “políticos, diputados, empresarios que por favor no utilicen políticamente el tema del TPS”.

El canciller dio estas declaraciones en el marco la reunión del Grupo de Trabajo de Cooperación Internacional de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que sesionó ayer en la sede de Cancillería.

En julio pasado, el diputado del FMLN Róger Blandino Nerio expresó que “ningún Estado debe arrodillarse”, ante los Estados Unidos para pedir por el TPS. Aseguró que “El Estado salvadoreño no tiene la obligación de ponerse de rodillas” para abogar por el beneficio migratorio.

 


viajará a ee.uu.

Acompañado de una comitiva de diputados, el canciller de la República realizará una gira más por Estados Unidos para intentar persuadir a los funcionarios de Estados Unidos.

Explicó que en esa visita será acompañado por una comitiva de legisladores a fin de gestionar “una salida de una prórroga o una salida más permanente”.

El Gobierno cabildea por un beneficio permanente que pueda ser aprobado por el Congreso de Estados Unidos.